lunes, 27 de diciembre de 2010

reseña del nuevo single de Copiloto: El modelo de Watson y Crick


Tener un single de adelanto en las manos, con su cara B inédita, los créditos de una grabación de ebanista...no hay placer mayor. Copiloto adelanta su próximo LP, El Inicio, el Desencanto y el Círculo de confianza con una canción redonda, El Modelo de Watson y Crick: voces empastadas hasta rozar el vodevil, el piano sosteniendo la melodía mientras la canción crece como una cinta de Moebius, sixties lúcidos, guiños a las latas y las bombillas, también al hombre en la luna, y una banda que sigue la jugada hasta el final, solvente y compremetida. El que aquí firma estaba asustado por el exceso de teclas, de blancas y negras, pero la capacidad como compositor de Javier Almazán ha alcanzado un nuevo estadio, de una riqueza sobresaliente y que sorprenderá a más de uno.


La cara b, una miniatura de ukelele de esas con las que Copiloto nos regala de vez en cuando: Hoy parece que no estoy muy por la labor de acabar con esto. Ukelele y percusión, juegos vocales de alta escuela, menos de un minuto y medio, la canción perezosa que nos hará sonreír.


Salivando nos dejas, Copiloto.

sábado, 25 de diciembre de 2010


Regalicos de Nochebuena...(gracias mamá)



Los regalos de mi abuela y de mi tía Lola: Santos que yo te pinte de Julián Rodríguez, La cámara oscura de Georges Perec (traducida por Mercedes Cebrián, la que hace cumplir los sueños a la vuelta de Granada), Un tiempo libre de Juan Marqués, Poemas (1962-1969) de Pere Gimferrer, La cacería salvaje de Hellboy (Mike Mignola) y un par de números de Walking Dead que me faltaban...

Lo mejor del año 2010 en literatura aragonesa


Este año he leído poca literatura aragonesa, no sé si es bueno o malo, no sé si es una cuestión de ciclo o de apertura, así que no me puedo poner a hacer un listado absurdo con cuatro o cinco referencias, eso sí, me han gustado bastante: Diez pequeños indios de Sherman Alexie (Xordica), Últimas jornadas en el paraíso de Eduardo Boix (Eclipsados), Cuaderno de la Sal de Carmen Beltrán (Los Libros del Señor James), Jóvenes y guapos de Aloma Rodríguez (Xordica), Calderilla de Raúl García (Eclipsados), los poemas inéditos de Manuel Vilas en Amor (Visor), La noche del armadillo de Ana Lacarta (Cartonerita niña bonita), Yin (Olifante), Fall River de John Cheever (Tropo Ediciones), De parte de marte de José Luis Esteban (Teatrola), Mangueras rojas y azules (Los Libros del Imperdible), Nos vamos de este mundo de Grassa-Toro (Teatrola), Tratado sobre la oscuridad de Antonio Romeo (Hobokin)...y ayer me regalaron Un tiempo libre de Juan Marqués (La Veleta), aunque es de hace dos años.

y todos los que hemos publicado este año en Comuniter: tanto con Voces de Margot como en Resurrección (Ortiz Albero, Juan Luis Saldaña, Christian Peribáñez, Carmen Ruiz Fleta, Lucas Rodríguez y Magdalena Lasala).

Y la ilusión que ha sido aparecer en libros como Simpatía por el relato (Editorial Drakul), Plan 9 (Vinalia Trippers) o la próxima aparición de Nocturnos (Origami) y Beatitud (Baladí)

viernes, 24 de diciembre de 2010

Teóricamente imperfecta de Domador (King of Patio, 2010)



Después de una serie de maquetas sobresalientes, un primer LP ligeramente fallido y un directo donde la experimentación, el pop y la literatura pánica se mezclaban en perfecta simbiosis, a Domador sólo les quedaba la electrónica. Espera, para un segundo, rebobina, eso es... por qué no dices la verdad (¿Que yo también quiero ser importante? No, eso no...). La verdad en este tiempo es algo relativo, como el concepto de canción, empiezo a pensar que a la electrónica ya sólo les queda Domador. Teóricamente imperfecta (disco del año en la música aragonesa 2010 según Espíritu Margot) se abre con una canción absoluta, Nuevos experimentos con la muerte, donde la imaginaría de los Niños del Brasil consigue que el tecnopop resulte auténtico. La postmodernidad exige autorreferencias y reciclaje, entre la basura digital encontrarás las últimas crónicas de los Hombres Farolas. Los Invertebrados es la máquina nova cociendo a fuego lento los sueños más ácidos de William S. Burroughs. Pop pánico pasado por secuenciadores, Dawn of the dead (canciones sobre helicópteros en el apocalipsis zombie) películas de serie zeta japonesas, un número perdido de Planetary, proclamas para una revolución que ya ha terminado y de la que no hay reseña alguna en los libros de historia, instrumentales de relleno, ruido de fondo en un televisor analógico, arreglos compuestos con un teléfono móvil de segunda generación (has escuchado Chica calva, chica feliz, todo el mundo dice que es su single), La tercera guerra mundial sigue la escualidad lírica de De Vito para proclamar que la verdad está en lo repetitivo y Be caos iterará hasta que arrastramos nuestras neuronas epilépticas al siguiente motel (allí un instrumental sin título balbucea versos paganos). Abre el interfase y recibirás cinco minutos de descargas para terminar, Cabeus o como abrir la caja del diablo sin instrucciones.

De sombras y sueños de José Ignacio Lapido (Pentatonia Records, 2010)



Fui un “Lapidiano” tardío, lo confieso, pero un día compré un saldo de 091, de esos con los que las compañías, como monstruos de Lovecraft, extienden sus reptantes miserias. Amalgama de canciones que sonaban a lo que tenía que sonar la vida. Luego vi una antigua foto de Jose Lapuente con una camiseta de la banda de Granada y una noche me explicó que Lapido había marcado la línea y que a partir de entonces sólo nos quedaba caminar sobre ella. En estos tiempos consumibles los discos no se escuchan, sólo dejas pasar rápido las canciones y las olvidas. Los de Lapido han vertebrado mi imaginería durante años, En otro tiempo, en otro lugar es una obra magnífica y con este De sombras y sueños, he visto la película más de una docena de veces. Se abre con El más allá, un tema por el que Nacho Vegas mataría. Lapido no quiere convencernos que vive a la orilla del Missisipi, todo lo que tiene te lo enseña con cada acorde. Una banda muy engrasada, básica y eficiente, con la hermosa pincelada de Eva Amaral en Doble salto mortal, casi de cajita de música, de nana amarga o en Antes de morir de pena, que tiene un poso narrativo tan deslumbrante que casi asusta. Señor Lapido, con su permiso, me llevo sus canciones a la carretera, creo que no hay ley escrita que lo impida, escucharé Sueños que dejamos ir mientras trato de recordar dónde están las cassettes de Roy Orbison que mi padre me regaló. Claro, todo el mundo habla de Kike González y yo no lo entiendo, me gusta tu estilo, pero eres demasiado joven como para entenderlo. Asumamos que La hora de los lamentos es superior a A hard rain is gonna fall y que Miguel Ríos puede ser el ángel que nos salve de la devacle. Canción del año, con la épica justa para golpear la pared hasta la extenuación. Olvidé decirte que te quiero, con su candencia de blues terminal, recuerda el tiempo en el que nos juntábamos en las encrucijadas y susurrábamos versos antiguos esperando convocar a los demonio del delta. Las imágenes de Cansado me hacen recordar por qué disfruto con Manolo Tarancón o Hendrik Roever pero siempre espero que el poeta eléctrico vuelva. El Lapido más rockero hace su aparición en Lo creas o no, con el fantasma de Strummer sobrevolando los amplificadores, hazlo fácil, pero hazlo con sinceridad, es lo único que te pido. Es el momento de volver a tomar la acústica y reivindicar la parte más narcótica de la vida, ¿existe lo mesiánico en lo cotidiano? , algo así nos cuenta Nadie espera. Algo falla, volvemos a finales de los ochenta, camisas de lunares blancos y patillas fuera de onda, el día que grabaste en VHS el último baile y pensaste que la su ausencia (la de ella) era tu particular Nofuture. Dime que camine despacio a tu lado y te silbaré tonadas que rebotarán contra Paredes invisibles, una vez que pasó el huracán uno no sabe qué hacer, los escombros tienen mala pinta y tu locutor favorito hace mucho que dejó de emitir.
Tú que hiciste aullar a los profetas, diste aguardiente a los ancianos y regalaste frutos secos a los niños, que se haga la luz a tu alrededor para que así veamos que has vuelto a esconderte.

Chicle de Max Capote (Ojo Música 2010)



Las andanzas de Max Capote exigen tener siempre soda en la heladera para poder combinar con gracia. No vale un refresco cualquiera, porque el sabor, como el de las bocas que besas, tiene que ser muy preciso. Como un Xavier Cugat a la orilla del Río de la Plata, tenemos ese aroma de bolero de aguardiente, cuando la banda del hotel ha dejado de tocar los malos covers del pase y se deciden a hacer un tema lindo, con voz quebrada e instrumentación canalla. Menos psicótico que Daniel Umpi, con un corte de americana más blues que Sergio Pángaro, cuando uno escucha Culpable sabe que pasar las noches solo es un insulto a la vida. No te voy a convencer es tan fronterizo que no sabes muy bien qué países separa (ahora mismo es lo menos importante, la verdad), y luego llega la versión de Perfidia, con el toque marciano suficiente como para que uno pondere la opción de subirse al contrabajo y volar al espacio exterior en busca de los besos más extraños de la galaxia. Mambo para diabéticos, balada tétrica y suburbial en Hermano y un órgano surgido de lo más profundo del pantano para sostener Y ahora estás llorando, como un crooner desabrochado que vuelve tambaleante del baño. Con la versión de Azuquita pal´café de El Gran Combo, cerramos este inmenso catálogo de vitalidad en forma de canciones, trompetas y maracas, tengo cerillas suficientes para prenderle fuego al mundo, ¿te animas y me acompañas?

Buenosaurios:Leyendas de la noche de los tangos (Galileo Music, 2010)



Acho Estol es el compositor y líder de La Chicana, un porteño de pura cepa que sobrevuela como en aquella canción de los Soda Steréo, su ciudad de la furia, junto a un puñado de excéntricos cantores, rockeros y hermosos ángeles caídos en desgracia. Tango clásico, tango abierto, no sólo tango. Buenosaurios tiene el toque mítico de las noches de Buenos Aires, donde se mezclan El Eternauta con Juan Forn y todos agarran a Rodrigo Fresán y le dicen: “Anda, pibe, déjate de tanto inde y ven a bailarte un candombe”. Viejos discos de piedra reproducidos en el abismo digital, vino tinto salvaje y en el segundo tema aparece la voz del aragonés adoptivo (búsquenlo en las esquinas más inclinadas de Huesca) Ariel Prat masticando versos y electricidad. Me entrego al disfrute en la voz de Chino Laborde, revisando las palabras del tango y tras la primera parada para fumarme un faso, saco a una mina a bailar, la voz de Rodrigo de la Serna cantando la vida de Cristobal, vuelta y vuelta, la historia del que se apaga porque su luz deslumbra demasiado. La que se me escapó tiene el punto poético inmediato de los tangos universales, amargo y arrastrado. Planeta rojo es el primer tango con letra de ciencia ficción que he escuchado. Como si el Battiato de la Vía Lactea se mezclara con una orquesta de steampunk. Igual de evocador, no se preocupen. Y de pronto Manuel Moretti, el mejor tanguero narcónito que uno puede imaginar, nunca falla el líder de Estelares, en todos los extraños lugares del mundo, su voz se impone al atardecer. En una nana, en el vals de la arena que se desliza.Histriónico, casi cabaretero, el señor Palo Pandolfo, guitarra eléctrica y bandoneón, una de las cumbres del disco con Putas Tristes. El Tango del Diablo, escrito al susurro de Mújica Laínez, la sombra burlona que se esconde en el cruce de Corrientes. Emociona Camaleón de varieté, el amor espera a un lado del muro, espero a que vuelvas a mi cueva. Extraño tanto el tiempo en que los discos de Antonio Birabent me ayudan a vivir y cada libélula que iluminaba el techo de mi habitación reordenaba el azar, cuando el chico moderno y guapísimo daba recitales en el Ateneo y cantaba “Estoyesperandoalhombre” acompañado de “wildman” Pettinato, hoy, en la mañana de Nochebuena, Antonio vuelve, recién duchado y con los ojos rojos. Cerramos esta hora zero con las palabras del Profeta, porque siempre habrás más vidas por vivir en la hermosa Buenos Aires, atrapada en el pleistoceno o con un bandoneó amplificado.

La felicitación anual de Álvaro Ortiz

Ya la echaba de menos

El año del pánico (primera parte)

Tras dejar atrás la penúltima lluvia del año, enciendo la calefacción eléctrica -difícil disyuntiva, helarme en el apartamento o soportar el tarifado tercermundista- y tecleo caracteres que resuman los últimos doce meses: escapé de la huelga de controladores para caer en el blues de Reus, por culpa d e un aeropuerto escuálido, el de Zaragoza, sin presupuesto para tecnología que guíe el aterrizaje en días de niebla. Espero que por lo menos sí que haya quitanieves -ahora mismo estoy en modo sarcasmo, por si no ha quedado claro. Por lo menos tenía días libres en el trabajo, por lo menos yo tengo, no como el porcentaje creciente de parados, en este país que aprieta los dientes hasta provocarse migrañas. No hay jamón para el profesorado de secundaria, sólo golpes con el hueso de una sociedad cavernícola que sigue permitiendo los desaires y la apatía, esperando que el que venga mañana lo solucione todo. Y es que nadie quiere escuchar el silbido de la quiebra, no sabemos muy bien qué significa un rescate, si será como el Titanic o más bien la facción canibalística de “Viven”. Quizá el cadáver de Berlanga se levante para rodar “Bienvenido mister Marshall zombie”, que alguien me lo explique, por favor. Aunque no se lo crean, me siguen felicitando el solsticio como si el paganismo fuera la religión mayoritaria de la postmodernidad española. Las obras del tranvía continúan siendo las obras del tranvía y la zanahoria que suponía está cada día más mohosa. Dicen que a Rubalcaba se le está poniendo cara de Calvo Sotelo y eso no sé si me asusta o me permite respirar. Le pido a San Nicolás -ya saben que me gusta llevar la contraria- una canción de Bowie, “Cha,cha, changes”. Mañana cenaré con mi familia y las cosas, por unas horas, funcionarán. A veces es lo único que me sostiene.
Columna aparecida en el Heraldo de Aragón del 23 de diciembre de 2010

jueves, 23 de diciembre de 2010

Crítica de Cuerpos de paz de Suéter (Clifford Records, 2010)


Suéter entregan uno de los mejores EP´s del año en la música independiente española, cerrando diciembre con el estupendo Cuerpos de paz, cuatro temas, aperitivo perfecto para mentes hambrientes.

Abren con Flequillo Verde, con una repetitiva caja de ritmos punteada con un bajo esquizoide, pop abandonado y desértico, todo el mundo dirá que suenas al nuevo orden, pero yo sé que dentro de tu cabeza está el ángel de las cuchillas. El miedo se afirma en una fría estación del metro berlinés durante casi siete minutos. El siguiente tema es Cuerpos de paz, donde sobrevuela el chucho viejo, el que busca el exterminio de las almas en cada esquina, detonadores de almas para una inmensa canción pop. Lo estático revisa veinte años de ruido y melodía para elevarse sobre unos coros que recuerdan a unos arrastres finales de psicodelia burbujeando en nuestra cabeza.Para terminar, Plan B, donde se mezclan los beatniks, la capacidad melódica de las bandas que nos ayudan a respirar (me recuerda mucho a DA, el proyecto en solitario de Dani Garuz), las percusiones narcóticas de las cavas neoyorquinas y la épica propia de cualquier cierre elegante de un disco.

Suéter continúa la tradición de la música del sur, amante de la electricidad y la lírica exigente, sigue la estela que va de El Hombre Burbuja a Los Planetas pasando por el Sr.Chinarro. Se ve que hay calidad en cada pulsión distorsionada.

Un atrevido EP, el publicado por Clifford Records, construyendo un catálogo ecléctico donde el surf se mezcla con la penúltima ola heladora hasta hacer apetecible el menú de todos los días que nos quedan por vivir.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Los mejores LP´s de la música poprock en Aragón del 2010

Para la elección del mejor LP del año hemos contado con otro padrino de excepción, el periodista musical Charly Hernández, buen conocedor de lo que se cuece en la región y hemos ido desgranando del quinto al primer puesto algunos de los mejores temas incluidos en los largos más destacados del año. La clasificación quedó así:

1. Teóricamente imperfecta de Domador (escuchamos Nuevos experimentos con la muerte)

2. Grandes éxitos de un hombre invisible de Pecker (escuchamos Encantadora Lunática)

3. Celebrate it all de Big City (escuchamos The Smiths)

4. El largo viaje de Volador (escuchamos El día de la suerte mundial)

5. The Faith Keepers de The Faith Keepers (escuchamos Dancefloor killer)

y también tuvimos tiempo para recordar otros estupendos discos de este año como los de Bunbury, Aborígenes del cemento, Voyeur, Síncopa, Tres Mellizas, Kyoto, The Vibrants o Bigott.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Morente

Elevábamos la mirada buscando el cielo de Granada, las pendientes del Albaicín, con su tiza blanca y la violencia del color que exhalan las buganvillas nos servían de compañía; mientras, los rumores, calle abajo, decían que el ángel había muerto. Nosotros, escapando del caos ordenado de los aeropuertos, perseguíamos el fantasma de José Ignacio Lapido mientras la miel rabiosa de Morente se agriaba para siempre. Escapando del purismo para compartir electricidad con los Planetas hasta que los poetas pierden su nombre. Morente, que abre la navaja hiriente del Omega para redefinir a Lorca poseído por Leonard Cohen. Fotos de los dos, Morente y Cohen, brindando con el tinto que es como sangre para la tierra. Ese LP, grabado junto a Lagartija Nick, debería escucharse cada día, en los institutos, en las escuelas, en las colas de los bancos.

Vi a Morente en Pirineos Sur hace unos años, con esa intensidad arterial que surgía de su garganta como espuma de vida incontenible, como fuego que purifica el aguardiente de los días. Cantó “Sacerdotes”, su voz amasaba los versos: ¿Quién te escribirá canciones de amor?, como un extracto apócrifo de “El cantar de los cantares”, pagano en su particular leyenda. Las palmas y el toque mezclados como el aullido de una caverna que alarga las horas para no permitir que la noche llegara a su fin. Sus discos son como un manual de instrucciones para entender el arte de la España cósmica que se empapa de raíces para construir un presente cabizbajo: San Juan de la Cruz, Picasso o el Sr.Chinarro, todo ello bajo la alargada sombra del granadino. Mortecinas las lámparas de aceite, el aguacero de almas se acerca, protejámonos con la gasa púrpura de tu recuerdo, gracias por todo.
Columna aparecida en el Heraldo de Aragón de 16 de diciembre de 2010

jueves, 16 de diciembre de 2010

Beatitud: el vídeo

La caja de pandora

Tiemblan los cimientos de la civilización occidental ante las revelaciones de Wikileaks. Todos, asustados, buscan los mejores cadáveres dentro de su armario para darles lustre y justificar el olor a podrido. “Ya estaba así cuando llegué” es la frase recurrente en estos días. La culpa de todo la tiene el Unabomber y el que mezcló la última cepa de la viruela con la coca-cola sabor cereza y provocó el virus zombie. Nunca más habrá secretos de estado. Se trata de una controversia clásica: la protección de los secretos de estado frente a la verdad absoluta. Los expedientes clasificados, los X´s, los Z´s, el montaje de la llegada a la luna, “Alternativa 3” y las Fadas y Encantarias. Me imagino a los fanáticos de la conspiración frotándose las manos, a los que en los ochenta ya sabían que los extraterrestres vivían entre nosotros…los que defienden y defenderán siempre que Estados Unidos es el demonio y su presidente está poseído por Azrael.

La única posibilidad para que una sociedad madure, modificando de manera cualitativa sus criterios morales, una sociedad en la que la palabra libertad —con la que tantas veces nos llenamos la boca— realmente signifique algo, es eliminar por completo ese oscurantismo, dirigir el foco hacia las esquinas más oscuras y los cajones más vergonzosos. Digo sí a abrir la caja de Pandora: convocar referéndum de independencia, desarrollar el laicismo, descubrir las monstruosidades de las potencias capitalistas… así el berreo terminará, no hay nada que ocultar, somos así. El siguiente paso será pedirle a Kim Jong-il que nos deje echarle un vistazo a su diario de adolescente. Como dicen los investigadores de lo sobrenatural, con “luz y taquígrafo”. Si no estamos preparados todavía, mala suerte, hemos tenido bastante tiempo para estudiar el examen.


Columna publicada en el Heraldo de Aragón del 2 de Diciembre de 2010

Lo mejor del año en música aragonesa (I): EP´s y singles con Pablo Ferrer

Comenzamos el repaso por lo mejor que nos ha dado la música aragonesa en este 2010 en Espíritu de Margot (Comunidad Sonora, Aragón Radio): la primera parada en los singles/EP´s y después de una serie de votos y aportaciones de gente aliada y conocedora de la música en la región la lista queda así:

1. Ignatius EP de Copiloto (escuchamos Salvar el día)
2. Panorama EP de Slogan (escuchamos Lima)
3. Berlusconi EP de De Vito (escuchamos Radio Räro)
4. Rockandroll Kabaret de Dadá (escuchamos Baile Zombi)
5. Volver a empezar de Wasabi (escuchamos Al abrazo del mar)

Destacamos también: Cállate EP de Hola Hola Hermanita, La casa en llamas/Monegros de El Hombre Lento/El Luto del Rey Cuervo, el disco de Insolenzia, la demo del Brindador...

Y como padrino el periodista Pablo Ferrer que nos da sus pautas particulares del presente y el futuro de la música aragonesa.

Para descargar aquí

domingo, 5 de diciembre de 2010

Dos ojos y unas gafas de pasta (Las Crónicas de ZarAGOTA v4.0) (Revista EN Portada número 10)


La segunda semana de Enero nos trajo a Zaragoza la actuación de Dominique A en el Café Hispano. En la recuperada y atestada sala zaragozana el bardo francés, acompañado de una banda muy resolutiva, defendió los temas incluidos en su último LP, La Musique. Dominique A ahonda en la agresividad interpretativa de Jacques Brel para, desde su hieratismo formal (y casi facial), acercarse a la intensidad ruidista de compatriotas como Experience. Música compleja, saturada de electricidad sensible, perlada de detalles que involucionan en un loop emocional hasta convertirse en alimento para las partes más animales del ánima. Una constante contradicción, que borbotea en temas como Pour la peau, Le courage del oisseaux, L´horizon y En secret. Dominique A tuvo tiempo para acercarse a su disco, en canciones como Inmortels o Hasta que el cuerpo aguante, con su estribillo en español (idioma con el que perezosamente pero de manera muy eficaz se comunicaba con el público aragonés entre tema y tema) en un repertorio eficaz y saciante para sus seguidores. Lo mejor, sus acercamientos hacia sonoridades más mediterráneas, como un Moustaki pasado de distorsión o el aguardiente de la garganta cuando leía en el libro de estilo de Tom Waits. El concierto, con producción de La Lata de Bombillas y apoyo promocional del nuevo equipo del Café Hispano, con Olivier Villain como cabeza visible, fue un éxito rotundo, animando la lánguida escena internacional en la capital del Ebro y sirviendo, espero, como brecha para el derrumbe del inmovilismo que afecta al público zaragozano en los últimos tiempos.
Sólo una semana más tarde me acerqué al Teatro Principal, al estreno de Luces de Bohemia, con un sobresaliente montaje del Teatro del Temple. A la impresionante actuación de Ricardo Joven en el papel de Max Estrella no desmerece en absoluto Pedro Rebollo como Don Latino de Hispalis, en un registro complejo que sostiene la obra, permitiéndole un salto cualitativo que se complementa con una multiplicidad de personajes muy bien planificada, que nos permite, mediante la ramificación de muestras de la sociedad, ahondar en la miseria, el humor y lo desquiciado. Una escenografía sobria de cascabeles y esquemáticos arquetipos de duermevelas peligrosas y auroras sin esperanza. Luces de Bohemia actualizada en su clasicismo, contemporánea por la realidad del esperpento que alimenta simultáneamente las más altas esferas y las más cochambrosas cloacas españolas. Uno, al salir del teatro, inconscientemente sonriente, no puede por menos que sentirse satisfecho. El fin de semana comenzó el viernes con una excelente muestra de flamenco contemporáneo puesto que Alejandro Monserrat volvía a los escenarios zaragozanos para presentar su nuevo disco, el directo grabado en la barcelonesa Luz de Gas, y para ello elegía el Centro Cultural del Oliver. Allí, en una sala íntima, de un sonido elegante y rodeado de seguidores, fueron desgranando, como olas chocándose contra la piedra, temas de ayer, de hoy. La guitarra de Alejandro Monserrat se desliza sobre las areniscas del aire como un heraldo perfectamente afinado, con la belleza de lo contenido que sólo se desboca al ritmo de la emoción creciente. La maestría de lo clásico se mezcla sin miedo con el drobo, con el laúd, con el juicioso descaro contemporáneo de Nacho Estévez “el niño”, fiel escudero, preciso en el sostén, sin amagos, sólido como el fuego que incendia el escenario cada vez que Carlota Benedí baila, en un espectáculo que hace brotar buganvillas en lo yermo del barrio. Las percusiones de Fletes jalonan el camino, marcan un nuevo ritmo en el corazón del oyente, son huellas sobre la tierra, marcas en la piel, hermanas eléctricas del bajo de Toño, latido en las venas del cante, en la ebriedad de la voz reventada de miel y sangre. Y Alejandro Monserrat, discreto, maestro, enhebra sus cuerdas con el violín de Noelia, como dos llamas que crecen, como un aviso a navegantes, como un mercurio enfebrecido que sostiene nuestras manos mientras me lees la buenaventura de los días. Hermoso como una tarde que se apaga prometiendo una noche de vino y cama, como una aurora fresca que alivia las penas de las horas pasadas. Al día siguiente, el sábado 23 de Enero, la cita ineludible era en la Campana de los Perdidos. La razón: el recital poético y musical a cargo de Juan Luis Saldaña, Enrique Cebrián y Luis Cebrián. La poesía vive un momento álgido entre las artes de la ciudad y su frescura y potencia tiene mucho que ver por la naturalidad con la que se mezcla con el pop, dando lugar a instantes mágicos como el que pude contemplar sobre el las tablas del coqueto garito del Casco Viejo. Canciones pop a cargo de Lousiana, el periodista y escritor Juan Luis Saldaña cargado de ironía y amor por la vida, Enrique Cebrián, escritor de lo cotidiano, capaz de estremecer al público con la sobriedad del día a día. Como invitados el poeta Christian Peribáñez, también Pablo Saldaña, después una mezcolanza de canciones a cargo de la banda montada por Luis Cebrián para la ocasión, con miembros de Nubosidad Variable, Experimentos in da notte o Louisiana, desde versiones de Vetusta Morla o Raphael a viejos clásicos del pop aragonés de los noventa, como Órbita de Nubosidad Variable o Cass de los Mas Birras.
La última semana de Enero tuve la ocasión de conocer y entrevistar a Manel Loureiro, el escritor gallego llegaba a Zaragoza para presentar la segunda parte de su epopeya zombie, Los días oscuros. Después de contactar con Lorena Gonzalvo, de la empresa de comunicación Yolanda Gil, conocimos algo más del autor de Apocalipsis Z y de la actualidad de la literatura de terror en España, un género que por fin emerge de las catacumbas para colocarse entre los más vendidos de las librerías. Días Oscuros es un libro muy bien escrito, que describe el desolado panorama de una España asolada por un virus que hace levantarse a los cadáveres, convirtiéndose en depredadotes del resto de la población humana. El mérito del libro es mostrarnos una estampa futurista de la evolución de una sociedad sometida a una catástrofe de primer orden y cómo las normas, la moral y el orden se metamorfosea en momentos tan complejos.
Con Dominique A habíamos tenido una buena ración de música de calidad internacional en Zaragoza, ración que se convirtió casi en alimento mensual con la visita de la banda nórdica The Raveonettes el 4 de Febrero a la Sala Oasis. Allí, en un escenario con solera y repleto de público (una labor loable y arriesgada la que están realizando desde hace años desde Antípodas Producciones, jugándosela con una serie de bandas me alto potencial artístico frente al difícil público zaragozano) una enérgica luz blanca lo cubría todo, reventado de electricidad y actitud los oídos de los fans congregados allí. Si el batería de la banda toca de pie ya es buena señal, si la actitud de Sune Rose Wagner como vocalista te hace desear montar una banda de rock es la señal definitiva. The Raveonettes mezclan todos los ingredientes y especias que hacen de la música el estadio previo a los sueños, masacran tu corazón con guitarrazos, hacen que tu cuerpo parpadee y son capaces de convertir el ruido que reverbera de los amplificadores en la razón por la que uno vive. Me gustaron los Raveonettes, mucho...me hicieron bailar, traté de acoplar mis miserias a su ritmo privado, recordé por qué me había metido en el negocio.
La zaragozana Lata de Bombillas acogió, dentro de su ecléctica programación, que abandera lo mejor del pop, el rock y el folk de la escena más independiente mundial, tres conciertos de algunas de las mejores bandas aragonesas: el 30 de Enero fueron los Louisiana en acústico, Luis Cebrián (voz y guitarra solista), Ana Muñoz (voz, guitarra y xilófono) y Richi Fandangos (programaciones, melódica y sintetizadores), realizaron un recorrido por los temas que integrarán su próximo EP, producido por Rafa Domínguez, con la incorporación de algunas versiones de su proyecto paralelo Louisiana covers. Los Vibrants el sábado 6 de Febrero, tenían un público muy variado, rockers, punks, modernas, mods y fans del bugalú se apelotonaban frente al escenario iluminado bajo las bombillas, donde un Chiquito de la Calzada en cartoné sostenía la portada del segundo LP de los zaragozanos, Dance with the Vibrants. Escrupulosos en el vestir, traje, corbata, zapatos perfectamente lustrosos, Sergio Joven (voz y guitarra), Manuel Viñuendas (guitarra y presentaciones) y Enrique Moreno (batería) acompañados de su nueva incorpación al bajo suben y comienzan a descargar su habitual batería de versiones, instrumentales y temas propios. Un concierto de esos en los que no paras de bailar. El 13 de Enero el turno fue para Copiloto. Tras dos estupendos discos con Grabaciones en el Mar, la excusa para este concierto era presentar los temas de su nuevo EP, el vinilo Ignatius EP pero problemas de logística hicieron que el concierto se convirtiera en un simple festival de canciones pop construidas a base de buen gusto eléctrico y acertadas melodías vocales.Almazán acompañado de manera sobresaliente por sus escuderos: Jorge Slogan en bajo, ukelele, armónica y coros, Javier Tafalla en guitarra solista y coros y Javi Polo en batería y percusiones, abrió el abanico de composiciones para entregarnos un festival donde sobrevuelan La Habitación Roja, Eels, Dylan o los Beatles sin ningún tipo de complejo. Magnífica la coreable Marta y los Escaparates, la agresividad contenida de La conjura de los necios, la revisión del tema de Australian Blonde incluido en su primer LP Defensa del artista que no existe, delicadamente cotidiana Gracias, Suficiente o el descaro generacional de Chicos en pie de guerra. Hubo tiempo para recordar Copiloto o Yo no quiero a nadie, para tocar los dos temas nuevos Salvar el día y Tú vales mucho. Un público entregado, con muchos músicos y amigos, tanto de la vertiente oscense y cosmopolita, como Pecker o Domador, como de la modernidad zaragozana, Santi Rex, Tachenko, Borja Huracán Ramírez o Antílope Volador, todos degustando la frescura incontestable de una banda en plenitud de facultades, tanto interpretativas como compositivas.
Salir entre semana siempre es apetitoso, sobre todo para ver conciertos, el miércoles 17 de Febrero, El Fantasma Producciones fue la productora que, junto a los coordinadores del Café Hispano, trajo de nuevo a los escenarios zaragozanos a Dent May. Teloneado por Silvia Sola en acústico, Dent May, acompañado por un ukelele y un compañero en los coros y percusiones, mostró un repertorio extraño y minimalista basado en el instrumento hawaiano. El jueves 25, en el Pulp, la sala que ha retomado la actividad pop del desaparecido Groenlandia pudimos disfrutar de la actuación de Guisante. Rafa Domínguez, acompañado de Liborio Picore en el bajo y Alfonso Tachenko en las percusiones, adelantó temas de su próximo disco, Envasado en hechos reales, un compendio de pop intelectual y rock de alta elaboración. No faltaron clásicos del repertorio como Chimos o Circo circular en un concierto que vuelve a consagrar a Rafa Domínguez como adalid de la intensidad emocional en la música aragonesa.
Una ciudad, una región, en plena efervescencia creativa, que promete emociones fuertes, propuestas arriesgadas y pasión para las próximas semanas. En Portada estará allí para documentarlo todo y transmitírselo a los lectores.

Crónicas de ZarAGOTA (versión 4.0): No diga luz en los saraos culturales de Aragón, diga Patricia Imaz (Revista EN PORTADA número 11)


La actividad cultural no se detiene nunca en Aragón. Eso es un hecho. Revisando la agenda de estas últimas semanas, desde la última entrega de estas Crónicas de ZarAGOTA, los acontecimientos se han sucedido, a unos se puede acudir, otros se quedan en el papel, rodeados de un círculo negro, olvidados para siempre. El día 5 de Marzo estas crónicas se trasladaron a Huesca, concretamente a la librería Anónima, donde la locutora de radio Beatriz Pitarch presentaba su primer libro, “El Chador Azul”, en la capital altoaragonesa. Acompañada de un servidor y del músico y poeta Antonio Romeo, del grupo Domador, Beatriz desgranó una serie de anécdotas sobre el viaje a Persia que inspiró el manuscrito. Además de insignes próceres de la cultura oscense, como Luis Lles, Pecker o el resto de Domador, también estuvieron en la presentación amigos músicos y periodistas de la escritora que habían decidido acompañarla desde Zaragoza: Antílope, cantante del grupo Volador, la presentadora de Clic! Patricia Imaz o el músico y humorista Luis Cebrián.
La semana siguiente estaba marcada en el calendario como la vuelta de Gabriel Sopeña a los escenarios zaragozanos: el sábado 13 de Marzo y dentro de la programación de la Ibercaja, el poeta y compositor aparecía, guitarra acústica en mano, para comenzar con un tema de una de sus primeras bandas, Otro lugar bajo el sol de El Frente. El coqueto escenario del salón de la Ibercaja estaba rebosante de público y tras el primer tema, se fueron sucediendo temas clásicos, de Mas Birras, poemas de Gil de Biedma, novedades de las que integrarán su próximo disco solista, “Desnudo” y incluso alguna de las canciones inéditas compuestas junto a Mauricio Aznar unos meses antes de su muerte. Veinte años después de ser compuestas las canciones siguen emocionando a roqueros, intelectuales y artistas. Sopeña se dejó acompañar por una estupenda banda en la que destacaban Jorge Reverendo a la guitarra solista, Fletes a la percusión y batería o Guillermo Mata en el bajo. El final, como no podía ser de otra manera, con dos clásicos, las dos grandes melodías incrustadas en el imaginario colectivo aragonés, “Cass” y la más mágica de las tonadas, “Apuesta por el rock and roll”. Un broche perfecto para una noche que tanto Sopeña como su público nos merecíamos.
Llegábamos al ecuador del mes de Marzo con mucha actividad musical y literaria, el jueves 18 de Marzo el líder de Lagartija Nick, Antonio Arias, presentaba su primer disco en solitario en el Café Hispano acompañado por la banda aragonesa El Hombre Lento, en un concierto punzante y lleno de energía. Al día siguiente la editorial Comuniter, dentro de su línea de nueva narrativa Voces de Margot, presentaba el libro “La herida es el comienzo”, la primera novela del artista multidisciplinar Miguel Ángel Ortiz Albero. Esa tarde, en el Fórum de la FNAC de Zaragoza, al autor lo acompañó el novelista Miguel Serrano y la editora Jessica Aliaga Lavrijsen, que además estrenaba en exclusiva un corto realizado a partir de fotografías analógicas inspirado en el libro.
Cuando uno se queda en Zaragoza un sábado por la noche no le queda más que buscar en la agenda y elegir, así que el menú fue el siguiente: Pecker en el Hispano, una celebración del groove, acompañado de una banda muy engrasada y revisando sus tres discos con muchísima clase. Entre el público había gente de la escena oscense como Rubén Moreno, responsable del blog Capitán Lillo, Copiloto o Rai Bambó, además de músicos zaragozanos como Santi Rex, Antílope Volador, Gonzalo de la Figuera, Pedro Andreu, Fernando Frisa o las periodistas Patricia Imaz y Beatriz Pitarch, el pintor Enrique Larroy y el fotógrafo Gustaff Choos. En el último tema antes del bis subió como invitado Ángel Petisme. También como espectador, el músico y dandy Miqui Puig, que unas horas más tarde haría bailar a los más noctámbulos habitantes de la ciudad con una espléndida sesión frente a los platos del Jarvis. Si uno no baila con Pecker tiene que estar muerto. Y eso que vi algunos zombies (con perdón) entre el público tratando de seguir el ritmo.
Dos nuevos actos literarios captaron mi atención la última semana del mes: el martes 23 se presentaban dos nuevas plaquettes de la colección de poesía Resurrección. La cita era en el Fórum de la FNAC, los autores Carmen Ruiz Fleta y Christian Peribáñez, los libros “Mapas y disfraces” y “Cuando éramos reptil”, los presentadores, el periodista Mariano García, el escritor Juan Luis Saldaña y el editor Manuel Baile. Entre el público había diseñadores como Víctor Montalbán y periodistas como Juan Domínguez Lasierra o Chema Morais. El jueves en la Lata de Bombillas Miguel Ángel Ortiz Albero realizaba un recital en el que las palabras del autor de “La Herida es el comienzo” se mezclaban con la interpretación subjetiva de las partituras inspiradas en la zaragozana banda Kyoto. Una fiesta de presentación en la que no faltaron músicos como Santi Rex, escritores como Miguel Serrano, Alfredo Saldaña o Ángel Sobreviela, además de la editora Jessica Aliaga Lavrijsen y el responsable de Comuniter Manuel Baile.
El mes de Abril trajo a Zaragoza la exposición “Vida y Muerte son Lesbianas”, de Luis Díez, que se inauguró en el Centro de Historia de la capital aragonesa. Una obra mural efímera, hermosísima, de blancos y negros fundidos en el gris de la existencia. Luis Díez es la cabeza visible de una nueva generación que se niega a encerrarse dentro de las limitadas fronteras de la región, que mira hacia fuera, sabiendo que es la única manera de crecer cualitativamente en el mundo del arte. En la pintura Leto y Javi Joven, en la fotografía Gustaff Choos -que además documentó todo el proceso de creación a través de maratonianas sesiones fotográficas- o Jorge Fuembuena, y en la música Óscar Vicente, cantante de Volador y Javi Bronski, músico en Sheriff. También estuvieron en la inauguración el galerista Rebollo, las periodistas Patricia Imaz y Geraldine Hill o SusanQ (de la web www.bunburyclub.com).
A la semana siguiente Crónicas de ZarAGOTA realizó un seguimiento al músico Luis Cebrián a lo largo de su gira de tres días y seis conciertos con intención de realizar una crónica de su actividad que resumiremos en unas líneas: el jueves 15 de Abril en la sala El Sol se produjo el debut de Cretino, el nuevo proyecto solista de Luis Cebrián junto a Pablo Malatesta de De Vito. Esa misma noche Luis Cebrián ejercía de guitarra y director musical en Tunguska Experience, un combo de improvisación electrónica y poética junto a EdSullivan en cajas de ritmo y sintetizadores y Richi Fandangos en melódica y teclados. Entre el público estaban dos de los miembros originales de la mítica banda Nubosidad Variable, el batería Dani Cebollada, ahora en Louisiana y el guitarra solista Javier Tafalla que en la actualidad ejerce de solista en Copiloto, además de intelectuales como Diego Inspirado y Josema Fanzine (fundador de una de las revistas contraculturales más importantes de la primera década del siglo, Confesiones de Margot), también las hermanas Ana y Marian Lacarta, coordinadoras del festival La Noche sin Techo, que se realiza todos los veranos en la zaragozana localidad de Ateca. El viernes Luis Cebrián volvía a realizar un doblete, esta vez en el marco de la Noche Blanca de los Libros en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza. El ciclo, coordinado por David Mayor, incluía una serie de recitales y actuaciones musicales relacionadas con la literatura y el último día, después de algunas de las primeras espadas de la modernidad nacional y la actuación de El Hombre Lento y Silvia Sola, le tocaba el turno a las penúltimas olas de las letras aragonesas (por delante del micrófono desfilaron, entre otros, Juan Marqués, Nacho Escuín o Brenda Ascoz) y Experimentos in da notte y Louisiana. Luis Cebrián, eficiente en la guitarra y moderado en la performance, volvió a demostrar que es un artista de peso. Entre el público el pintor Enrique Larroy, la crítico de arte Chus Tudelilla, el fotógrafo Gustaff Choos y el escritor Manuel Vilas. Al día siguiente CdZ dirigía sus pasos hacia Ateca, donde se celebraba un espikercorner de primavera con un tema tan atractivo como “Literatura y humor”. Previamente, unas semanas antes, el comunicador y escritor Juan Luis Saldaña había realizado un taller con la misma temática en la localidad que sirvió como base para las lecturas que jalonaron la actuación de David Liquen y Luis Cebrián. Y como no podía ser de otro modo, por la noche y en el pub La Piedra, Luis Cebrián en solitario (aunque acompañado en un par de temas por el realizador Sergio Duce, cuyo videomicropoema “Alaskas”, acababa de recibir una mención del jurado en el festival Cosmopoética de Córdoba) dio un concierto plagado de versiones y temas propios.
La presentación del libro “Toponimia nimia” en el Teatro Principal de Zaragoza el miércoles 21 de Abril atrajo a una cantidad enorme de público, deseo de conocer más de los entresijos que han rodeado a la traslación de la exitosa sección en el programa de Radio Zaragoza, “A vivir Aragón” a papel. Editado por Eclipsados y escrito al alimón por el presentador del programa Miguel Mena y sus colaboradores Mikel Alcázar, Eva Hinojosa y el Quesero de Trasmoz. Los cuatro estaban en la mesa situada en el hall del teatro, junto al editor Nacho Escuín y el presentador, Félix Romeo. Entre la gente que acudió al divertidísimo estreno y al posterior vino español en la cafetería del edifico se pudo ver a escritores como Aloma Rodríguez, Almudena Vidorreta, Ismael Grasa, David Mayor o Daniel Gascón, periodistas como Federico Contín y artistas como Lina Vila. Por la noche la fiesta siguió, con Miguel Mena pinchadiscos en la Casa Magnética, donde el antiguo presentador del mítico programa “Parafernalia” deslumbró a propios y extraños a través de una estupenda selección de temas sólo en formato de vinilo. Para la parte nocturna se incorporaron otros invitados de renombre, como la escritora Cristina Grande, el pintor José Ramón Magallón o la “parejaquenosepierdeningúnsarao”: la periodista Patricia Imaz y el músico de Volador Óscar Vicente. Al día siguiente era víspera de festivo, 22 de Abril, y la ciudad de Zaragoza hervía en propuestas, CdZ se decidió por la Ley Seca y el debut como productora de conciertos de la gente de Gustaff Room Lives. El primer artista que pasa por sus manos es el talentoso Eduardo Zubiaur, líder de la mítica banda El Polaco, que presentaba sus nuevos temas en su más reciente encarnación como AER. Efluvios rumberos para un narrador ecléctico de las miserias y las luces de la humanidad. Acudieron muchos fans de El Polaco, entre otros, López Pérez pinchadiscos (uno de sus seguidores más fervorosos), el fotógrafo Carlos Mata, la periodista Aitana Muñoz (que no se suele dejar ver mucho por este tipo de acontecimientos y es una pena, porque está cada día más guapa), el pintor Luis Díez, músicos como Daniel Cebollada, Richi Fandangos o Juan Luis Saldaña, también Jaime Lasaosa, Pablo Malatesta o Santi Rex...y claro que sí, Antílope Volador y Patricia Imaz.
Al día siguiente el Día del Libro llenó el Paseo Independencia de editoriales y gente animosa dispuesta a comprar un libro que uno nunca sabe si se leerá, pero bueno, ahí está. Eclipsados con su premiado “Noches en Tránsito”, la gente de Tropo con Óscar Sipán a la cabeza y sus ediciones preciosistas que cada vez tienen más adeptos en el mercado nacional, Olifante con Reyes Guillén y David, el realizador de Panda de Tolos, viendo como la primera plaquette de Antón Castro se convertía en un éxito de ventas o la gente de Comuniter poniendo por primera vez a la venta “Hasta agotar existencias”, el primer libro de relatos de Juan Luis Saldaña. El domingo se celebraba en la zaragozana localidad de Remolinos el primer festival Poecosmética auspiciado por David Giménez, responsable de los Libros del Imperdible, con la presencia de Ana Lacarta y Carmen Ruiz Fleta y las proyecciones de Jessica Aliaga Lavrijsen y Sergio Duce. Una iniciativa a seguir que esperamos se prolongue en el tiempo con más ediciones.
El comienzo del mes de Mayo estuvo dominado por la II Muestra de Pop y Rock y otros rollos y que además de una maratón de incluía una programación paralela dedicada a la literatura, coordinada por el escritor Juan Luis Saldaña, actividades variadas, la más destacada “La presentación de libros más larga del mundo” y en la que se presentó el número anterior de esta revista, con la presencia de nuestras colaboradoras Marian Rebolledo y Pilar Bellé. El domingo hubo un interesantísimo recital de poesía en la Campana de los Perdidos, con una nueva hornada de rapsodas nacidos en el año 78 y que fue inmortalizada por Gustaff Choos (que, claro, junto a Patricia Imaz, estuvo presente entre el público): Enrique Cebrián, Víctor Guiu, Juan Luis Saldaña, Carmen Ruiz y Ana Muñoz.
De la presentación del libro del BV80 y del recital de Manuel Vilas y Javier Calvo en el Páramo les hablo otro día, que me estoy pasando con el número de caracteres y no sé por dónde voy a cortar...
Nos vemos en las calles, yo soy el de la barba y las gafas de pasta, vestido de negro, con ganas de dejarse invitar a un gintónic.

Crónicas de ZarAGOTA: El comienzo del verano (En Portada número 12)


La Casa del Loco fue la primera parada de esta nueva entrega de las Crónicas de ZarAGOTA. Mister Hyde continuaba su racha triunfal en los escenarios aragoneses después de telonear a, entre otros, The Raveonettes o Zoe, con un set breve pero intenso en el que repasaron temas de su último EP, Fantasmas, y algunas novedades que aparecerán incluidas en su próxima grabación. Una banda cada vez más coherente en sus propuestas que esperemos que puedan dar el salto cualitativo que su intensidad exige.
Las últimas semanas antes del verano son siempre propicias para la presentación de libros, el jueves 27 de mayo coincidieron dos propuestas muy distintas en Zaragoza. En la sala polivalente de la Biblioteca de Aragón, el cubano afincado en Zaragoza Dolan Mor desplegaba sus mejores artes poéticas acompañado de Jesús Jiménez para acercarnos a su nuevo libro, Un idiota entre las hierbas, con abundante representación de maestros de la lírica aragonesa, como Manuel Forega o Nacho Tajahuerce, además de la responsable de la editorial Olifante, Trinidad Ruiz Marcellán. En la librería Portadores de Sueños, Jóvenes y guapos, de Aloma Rodríguez, publicado por Xordica Editorial. Jalonando a la autora, sus presentadores: Maribel Ruiz y el director de cine Miguel Ángel Lamata (sumergido en la distribución cinematográfica internacional de su último largo, Tensión sexual no resuelta). Ironía, buen humor y muchos amigos: Pepe Melero, el líder de los Modos, Fernando Navarro, Félix Romeo, Eva Puyó, el fotógrafo David Barreiros o el editor David Giménez. Dos generaciones distintas, dos estilos completamente diferentes, una muestra de la buena salud de la literatura aragonesa.
El primer sábado de junio pudimos disfrutar en el Café Hispano del concierto de Electronik Boy y Lemonfly. Tecnopop independiente en la fiesta de cumpleaños de Santi Rex, el vocalista de Niños del Brasil. Entre el público, el músico Eduardo Mecanismo, el escritor Valtueña o el dj López Pérez Pinchadiscos. No faltaron tampoco los compañeros de Santi Rex, los otros dos miembros fundadores de Niños del Brasil, Antonio Estación y Nacho Serrano. La celebración continuó en la Estación del Silencio hasta la madrugada, donde aparecieron más elementos de la farándula aragonesa como el cantante de Volador, Antílope, acompañado de la banda abulense Los Pedales, que habían hecho doblete en los escenarios aragoneses ese fin de semana.
Ha habido iniciativas como las que pudimos ver el martes 8 de junio en el Páramo. Se presentaba el segundo libro de la colección de textos teatrales Teatrola auspiciada por la editorial Los Libros del Imperdible, de David Giménez. Después de la primera entrega, Nos vamos de este mundo, de Grassa Toro, el turno era para José Luis Esteban y su De parte de Marte. José Luis Esteban, también conocido como J., es miembro del Teatro del Temple y uno de los más reconocidos rapsodas de la región. Como maestro de ceremonias, el actor y humorista Jaime Ocaña, y entre el público que disfrutó de la actuación de El Hombre Lento se encontraban Luis Felipe Alegre, Grassa Toro, Aloma Rodríguez y distintos representantes de la cultura aragonesa.
Unas semanas perdidas por compromisos y exámenes hicieron que el que firma volviera con más ganas a los garitos y escenarios zaragozanos a finales de junio. El viernes 25, una sesión exquisita de las Postdata dj´s en la Terraza Le Pastis. Allí, los habituales: Manolo de los Vibrants, la artista Helena Santolalla o el pintor Yann Leto (responsable de la programación) capeaban lo mejor que podían el estío junto al río Ebro. Manolo, cantante de los Vibrants, me contó su experiencia tocando junto al mítico cantante de los Bravos, Mike Kennedy, mientras intercambiábamos anécdotas sobre los años dorados de la música yeyé española. No podía ser más oportuno, puesto que la semana siguiente pudimos disfrutar de otra sesión memorable de Miguel Mena en la Casa Magnética, dedicada en exclusiva a los singles y EP´s de los sesenta españoles. El locutor nos deleitó con un fondo de armario espectacular que, a pesar de ser miércoles, hizo bailar a la nutrida concurrencia (entre los que no faltaron Luis Alegre, Pepe Melero, David Giménez o Daniel Gascón) hasta altas horas de la madruga. No diga hits, diga Miguel Mena.
La primera semana de julio estaba ineludiblemente unida al segundo aniversario de la muerte de Sergio Algora. El genial escritor y compositor zaragozano se marchó el 9 de julio del 2008 y su huella imborrable sigue impregnando los corazones de todos aquellos que lo conocieron. El jueves el programa era doble. Primero en el Forum de la FNAC con la actuación en acústico del oscense Pecker, que presentaba su nuevo disco, Grandes éxitos de un hombre invisible. Mucho público para un set sobresaliente en el que Pecker navegó por las aguas de la desnudez, mostrando el esqueleto más íntimo de sus temas, descubriéndose como un compositor original, un extraordinario amanuense de canciones. Amigos, músicos y periodistas, como la locutora de 40 Principales Patricia Imaz, Santi Rex o el fotógrafo José Vizcaíno, no quisieron perderse una cita tan especial. Posteriormente, en el escenario de Ranillas, en el antiguo recinto de la Expo, La Lata de Bombillas había organizado un minifestival ecléctico con un cartel en el que destacaba la presencia de la banda brasileña Os Mutantes. Tropicalismo en estado puro, después de muchas horas de pop. No faltaron los clásicos: "El Justiciero" o "Baby", en un combo mítico de auténticos fundadores de la psicodelia. Enrique Moreno, batería de los Vibrants y la Costa Brava, Jorge Puyuelo, programador del Jarvis (que durante las siguientes semanas ofrecería en su local sesiones de Mani, bajista de Stone Roses, o de Miqui Puig), Mariángeles Cuartero y toda la trouppe de la Caja de los Hilos, auténtico baluarte de la música a finales de los noventa y comienzos de la pasada década en Zaragoza, Beatriz Pitarch o José Ramón Tenas no quisieron perderse un acontecimiento que se puede clasificar como único.
Partimos hacia Benidorm, hacia el Low Cost Festival. Dos jornadas cargadas de excelente pop independiente nacional y grandes estrellas internacionales: el viernes, Love of Lesbian demostrando que son la revelación de la música española, llenando el aforo principal, la plaza de toros de la localidad, al ritmo de los temas de su disco 1999; nos escapamos después a otro de los escenarios, donde Los Planetas ofrecieron uno de los mejores conciertos que les he visto en años. A pesar de la experimentación flamenca fusionada con la psicodelia, nos recordaron por qué han sido parte de nuestra vida tanto tiempo. Corriendo de nuevo hacia el otro escenario para ver el final de los Editors y parte del concierto de The Raveonettes. Después de haber visto a la banda sueca en la sala Oasis preferimos descansar puesto que la segunda jornada se antojaba muy exigente. Más poder pop desde Granada con Lori Meyers, el lujo de purpurina y decadencia de Placebo y las esencias de fiesta eterna de los belgas Vive La Fête nos hicieron recordar por qué nos sigue gustando la música. Un festival muy bien organizado, con un cartel equilibrado y en un enclave curioso y afable con los treintañeros largos que ya no tenemos el cuerpo ni el alma preparados para campings y largas distancias entre los amplificadores y la cama.
Crónicas de ZarAGOTA tampoco quiso perderse este año el Festival Internacional de Poesía de Veruela. En la comarca del Moncayo, Trinidad Ruiz Marcellán lleva casi una década juntando a poetas y músicos en una celebración de la lírica. Desde Litago a Tarazona pasando por el escenario principal del Monasterio de Veruela, un año más los dos días fueron una fiesta. El primero con la actuación de China Chana y Gabriel Sopeña (y los Experimentos in da notte...) y el segundo con la presencia de escritores como Félix Romeo, Nacho Escuín, Elena Medel, Manuel Forega, Daniel Gascón o Ángel Guinda rindiendo homenaje junto a músicos de la talla de Louisiana, Javier Ruibal o Amaral a la figura del cantautor y político José Antonio Labordeta.
Muchos más festivales pasaron frente a las ventanillas de nuestros vehículos: Pirineos Sur, Castillo de Aínsa o Luna Lunera...es parte de la esencia de este estío aragonés. Recuperando fuerzas, con la mente fresca, el comienzo del curso académico trae siempre cosas interesantes y se las contaré, por supuesto, en la próxima entrega de las Crónicas de ZarAGOTA. Nos vemos.
Crónicas de ZarAGOTA aparece en la Revista EN PORTADA número 12

Crónicas de ZarAGOTA 4.0: Ya estaba así cuando llegué


De Ateca a Andorra: cultura rural

Comenzamos la temporada con una cinta ineludible: La Noche sin Techo. En la zaragozana localidad de Ateca lleva desarrollándose durante casi una década un encuentro abierto de músicos, cómicos, realizadores de cortos y artistas en el más amplio estilo de la palabra. Así durante el primer fin de semana de septiembre pudimos disfrutar de los directos de Dadá o Yuri Gagarin, de la sesión frente a los platos del vocalista de Niños del Brasil, Santi Rex, un escenario de lucha libre con la presencia del editor, performer y escritor David Giménez... también actuaciones del grupo Teatro Indigesto o una maratón de cortos de Star Wars realizados por aficionados y conducida por Santi Ric. Ese mismo fin de semana en Andorra y coordinado por Pablo Rocu, tuvo lugar el primer encuentro La Puerta de los Vientos, poesía y arte en la calle.

El comienzo del curso

Ya de vuelta en la capital aragonesa, Crónicas de ZarAGOTA acudió a su primera inauguración del curso: La Boca del Lobo de Lina Vila, en A de Arte. Trazos cortados al viento con el rojo y el negro que arrastran las garras de la vida, la calma y la contemplación mezcladas en un instante. Mucha gente del mundo de la cultura acompañó a la artista: la directora de Proyectaragon, Vicky Calavia, la crítico de arte Chus Tudelilla, pintores como Enrique Larroy, José Ramón Magallón o Jose Herrera, escritores como Pepe Melero, Eva Puyó o Félix Romeo, músicos como Santi Rex o artistas totales como Ángel Orensanz.

Durante todo el mes de septiembre se celebraba el vigésimo primer aniversario de la Campana de los Perdidos, un local señero de la noche musical y poética zaragozana, con uno de los escenarios más íntimos y proclives al disfrute de la canción de autor y el piano-bar. El jueves 23 la noche estuvo dedicada al humor de Jaime Ocaña y sus múltiples personalidades, aquellas que se alimentan de lo cotidiano siempre al borde del delirio y, sin solución de continuidad, el viernes coronamos la semana con el concierto de Gancho Rom y su jazz manouche (guitarras acústicas para dedos precisos, efluvios de Nueva Orleans, el pantano mezclado con Charles Trenet), donde el contrabajo y el acordeón creaban el perfecto aroma a cava del París de entre guerras, con la guinda de una acertada revisión de Gainsbourg y su Le poinçonneur des Lilas, rodeada de humo y ginebra. Un fin de semana largo, en el que no faltó el vermú de mediodía organizado por Linacero Café, donde se mezclan las tapas con los vinilos. En esta ocasión era JackieSam, batería de los Twangs, el encargado de ponerse frente a los platos y recordar al guitarrista Guillermo Martín recorriendo su trayectoria musical en Desperados, la banda de Andrés Calamaro o Loquillo. Una mañana especial en la que se reunieron familiares y amigos, además de músicos de bandas como Guisante, La banda de l´ambar o the Faith Keepers.

Y no todo son Pilares en el octubre cultural aragonés... Pecker, el elegante músico oscense, presentaba en una minigira acústica su “Grandes éxitos de un hombre invisible”, acompañado del cantautor eléctrico Ayala. Abrieron en Madrid el último día de septiembre y pararon en Zaragoza el día 1, en la Lata de Bombillas y en Huesca al día siguiente, en el Centro Cultural del Matadero. En el momento de escribir estas líneas se anuncia una inminente gira por Latinoamérica de la que espero podamos hablar en próximas entregas de estas crónicas.

Volador club

El martes 5 de octubre, ya a las puertas de las fiestas, se estrenó en la Estación del Silencio un nuevo concepto: Volador Club. Coordinado por la banda zaragozana -que ofreció un acústico sobre la barra del bar- y acompañados por la locutora y periodista Patricia Imaz y la modelo y actriz Karla Zulema a los platos (sólo musicales, aunque hubo una degustación de comida y cócteles mexicanos). Una nutrida representación de la cultura zaragozana acompañó a los Volador en esta primera entrega: Santi Rex, Pedro Andreu, Antonio Estación, Eduardo Mecanismo, Luis Cebrián, el fotógrafo Gustaff Choos, el pintor Valtueña, Lorena Gonzalvo...

No sólo del FIZ viven los Pilares

Y menos mal, porque este año el FIZ dio la sensación de funcionar demasiado con el piloto automático puesto, sobre todo el primer día, donde lo más destacado (por la fuerza y el punto de tristeza) fue el punto y aparte de Estige, que frente a un público muy escaso (aparecieron puntualmente a las 20h) dieron su concierto de despedida. Compañeros como Antílope y Draco de Volador, Richi Fandangos, Luis Cebrián y Ana Muñoz de Louisiana o EdSullivan de De Vito aplaudieron todos los temas de la banda de Alex Mariona. También los periodistas Jaime Oriz, Patricia Imaz o Virgina Martínez no quisieron perdérselo. Al día siguiente, la segunda jornada del Festival Independiente de Zaragoza tenía su punto álgido en el concierto de Massive Attack. La banda de Bristol, implicada en la revolución trip-hop de los noventa, dio buena cuenta de sus temas en un repertorio que fue de lo hipnótico a la electrónica soul de manual durante casi una hora y media. Representación notable del mundo de la cultura aragonesa entre el público: el escritor David Mayor, los críticos musicales Gonzalo de la Figuera y Luis Lles, el colectivo de pinchadiscos Les Fandango dj´s... Crónicas de ZarAGOTA tuvo tiempo para acudir al Kabaret Callejero de los Dadá en la Plaza San Pedro Nolasco el domingo, pura actitud arty, mezclando teatro, poesía y actitud. Una de las mejores bandas que se pueden ver en directo en la actualidad. Entre el público, el realizador Sergio Duce, los músicos Luis Cebrián, Luis y David de Wasabi o la colaboradora de EnPortada Elena Zapata. También estuvimos el lunes en la Casa de las Culturas, viendo el concierto de Fiesta Rumba Party, africanismo, house y ventilador a partes iguales, el proyecto de Nacho Serrano (Niños del Brasil) junto a Pelvet, Nacho “El Niño” Estévez, Jerry y Tatanko tuvo como espectadores a, entre otros, el locutor Miguel Mena o el casi reconvertido a pinchadiscos, Santi Rex. El miércoles la cita era en la Plaza del Pilar, con la fiesta-concierto organizada por Aragón Radio, que contó con las actuaciones de Alejandro Monserrat grupo y Síncopa (recientes ganadores del II concurso de bandas emergentes de la radio autonómica). Entre las personas que disfrutaron del recital que presentó Alberto Guardiola, el responsable de Comunidad Sonora, el único programa musical diario dedicado íntegramente a la producción aragonesa, estaban Ana Segura y Rosa Pellicero de Aragón Radio, Santi Rex, Manolo de los Vibrants, Chema Fernández, cabeza visible de Antípodas Producciones...El jueves, como todavía había fuerzas guardadas, nada mejor que una visita a la Carpa del Ternasco de Aragón. Esquivando los olores y las litronas, terminamos frente al escenario donde acababan de terminar la gente de El Hombre Lento y estaban a punto de aparecer Volador, que comenzaban la segunda parte de su gira nacional presentando “El largo viaje”. Un directo muy potente, repasando los temas más importantes de su última producción discográfica, y que contó entre su afanoso público con caras conocidas como el fotógrafo Gustaff Choos, Ricardo Fandangos y EdSullivan o la periodista Patricia Imaz.

Nueva edición de Proyectaragon

Zaragoza no pierde fuelle después de los días festivos: el martes 19 de Octubre comenzó la nueva edición de Proyectaragon con una serie de proyecciones en la sede de CAI del paseo Independencia. Su coordinadora, Vicky Calavia, seleccionó para la primera entrega algunos de los audiovisuales de reciente creación en la región aragonesa. Destacó el videopoema Alaskas de Ana Lacarta y Sergio Duce, los videoclips de Frente a Frente de Enrique Bunbury dirigido por J.A Bayona o los de Gascoigne, Plasma o Distrito 14. Emocionante resultó Miguel París, historia de un pionero a cargo de Nanuk Producciones y Nature by numbers de Cristóbal Vila fue un descubrimiento apasionante para los aficionados a la matemática, también muy interesante el experimento de Marta Javierre Paseo-Diario. La fiesta posterior fue en Bodegas Almau, con el locutor Miguel Mena a los platos y Yago de Mateo en las proyecciones. El jueves una buena parte de la intelectualidad aragonesa se reunió en el Centro de Historia de Zaragoza para acudir al estreno del corto Un dios que ya no ampara de Gaizca Aurresti con textos de Miguel Mena y música de Juan Aguirre. Tanta gente reunida que fueron necesarios dos pases para poder atender a todo el público. Escritores como Nacho Escuín, Almudena Vidorreta, Félix Romeo, Daniel Gascón, Pepe Melero o Ismael Grasa, músicos como Álvaro de Dadá, periodistas como Carmen Ruiz Fleta, Patricia Imaz o Beatriz Pitarch acompañaron a los artífices del proyecto. Posteriormente en Bodegas Almau, de nuevo, se inauguraba la exposición de María Torres-Solanot, Me gusta Japón, con instantáneas capturadas por los diversos viajes de la autora por oriente. Entre los que no quisieron perderse el acto estaban el fotógrafo Gustaff Choos o el realizador Sergio Duce.

Periferias muestra lo Nuevo

Periferias es el festival multidisciplinar más interesante de Aragón. Durante una semana en la capital oscense se desarrollan una serie de propuestas basadas en el teatro, la música, la pintura o la literatura. Este año se desarrolló bajo el título genérico de Nuevo y comenzó con una exposición realizada por el norteamericano Fredo Viola. Primeramente en el museo de Huesca el artista ofreció un concierto acompañado de su portátil y una violinista. Suficiente para una voz incomparable que roza la lírica en una singular mezcla con la electrónica. Entre el público asistente Luis Lles, responsable de Periferias, los músicos Juanjo Javierre y Justo Bagüeste, el director Orencio Boix, los escritores Ismael Grasa, Cristina Grande y Eva Puyó, los pintores Enrique Larroy y Javi Joven, el realizador Sergio Duce, la directora de Proyectaragon Vicky Calavia, miembros de las bandas Kiev cuando nieva y Domador, Pedro Vizcaíno, cabeza visible del sello Grabaciones en el Mar (que sólo unas horas más tarde inaugura la exposición que refleja quince años de la independencia pop en Aragón). A continuación y con la colaboradora de Enportada, Elena Zapata, como comisario, se inauguro la exposición Polifonías visuales en la Diputación Provincial de Huesca. Arte contemporáneo basado en la imagen, el vídeo, los ambientes y la repetición de vanguardia.

Crónica de Los Modos en el RockandBlues (Zaragoza 2 de Diciembre de 2010)

Volvían Los Modos a subirse a un escenario el pasado jueves en el zaragozano RockandBlues. La mítica banda de power-pop desgranó un variado repertorio a lo largo de casi dos horas, sobreviviendo como buenamente pudieron al deficiente sonido (sobre todo en las voces) que la sala provocaba (o el equipo o la vida, yo qué sé a estas alturas). Los Modos juegan en la liga tranquila de los que lo han visto todo y saben que el negocio se basa en canciones y saber esperar con calma, por eso mezclan en su repertorio temas clásicos con novedades y lo aderezan con una selecta elección de versiones. Abrieron con Confesiones de Margot theme, un instrumental (como mandan las normas básicas de corrección) en la onda Ventures, a continuación Michel (voz y guitarra de ritmo) se acercó al micrófono para hacernos recordar un tema de su primera maqueta, La ventana del amor (vampirismo fabricado a base de agitar el flequillo y escapar de los sintetizadores de 1986). Cambio de voz solista para Cansados de llorar, otro clásico escondido, donde el aroma oi! (siempre con elegancia) tiene su momento de gloria. Se van intercambiando las voces solistas entre Michel y Hans (que además soporta sobre sus hombros la guitarra de punteo), la estupenda El último tren (este tema promete mucho) y la trepidante Leni, Leni. Actitud tiene un estribillo resultón de producción reciente y Espejo tuve la suerte de pincharlo en una edición reciente del programa de radio Espíritu Margot (todos los martes en Aragón Radio). La primera versión de la noche fue Ráfagas, un clásico de los Bólidos, que se hizo famoso en las voces de los Secretos y que alcanza una nueva dimensión en su revisión por Los Modos. De nuevo jugando en la liga del estribillo perfecto, nos llega Zaragotham Blues (o ZarAGOTA, que también suena bien) donde Hans recita píldoras aceleradas en la mejor tradición del Dylan anfetamínico. Muy potente el solo de armónica que vertebra Te perseguiré, abriendo la paleta de colores que se completa con pandereta en el siguiente Volverás . Era el momento de las palabras mayores, esta vez tocaba el ceremonial de los FabFour All I’ve got to do (abran en la página adecuada del With the Beatles del año 63). El siguiente tema fue Luna de verano para pasar a Modos (una letra mínima para ofrecer como resultado un tema total) y Mil tonos de gris y 180ºgrados habla de la vida mutante del artista, de los vaivenes de la existencia, todo bajo la potente sección rítmica de Jose (batería) y Eduardo (bajo), solventes y rockeros, que se erige poderosa en Varjak y es capaz de llevar a su terreno un tema tan conocido como Ojos de Perdida de Los Secretos, que se convierte en la tercera versión del concierto y la más sorprendente, en ese viraje poderoso y acelerado. Maravilloso el eterno retorno de las chicas con minifalda y el guateque de Peter Sellers, más cañí y maño, la Chica Pop en la voz de Michel y A contraluz con el que terminan el concierto. Dos temas más en los bises, potentes, salvajes, como pinceles a pesar de las descargas de la electricidad que les suministran cada una de sus doce cuerdas (más 4 y una batería de percusión), Medianoche y No sé qué hacer. No es revival ochentero, es recuperar las añadas buenas del pop aragonés. Esperamos el nuevo material de Los Modos, muy bien engrasados en directo, a la espera de un trato mejor de las voces en un lugar un poco más adecuado (la única pega).

sábado, 4 de diciembre de 2010

Egotrip doble

La caja de pandora


Tiemblan los cimientos de la civilización occidental ante las revelaciones de Wikileaks. Todos, asustados, buscan los mejores cadáveres dentro de su armario para darles lustre y justificar el olor a podrido. "Ya estaba así cuando llegué" es la frase recurrente en estos días. La culpa de todo la tiene el Unabomber y el que mezcló la última cepa de la viruela con la coca-cola sabor cereza y provocó el virus zombie. Nunca más habrá secretos de estado. Se trata de una controversia clásica: la protección de los secretos de estado frente a la verdad absoluta. Los expedientes clasificados, los X´s, los Z´s, el montaje de la llegada a la luna, "Alternativa 3" y las Fadas y Encantarias. Me imagino a los fanáticos de la conspiración frotándose las manos, a los que en los ochenta ya sabían que los extraterrestres vivían entre nosotros…los que defienden y defenderán siempre que Estados Unidos es el demonio y su presidente está poseído por Azrael.
La única posibilidad para que una sociedad madure, modificando de manera cualitativa sus criterios morales, una sociedad en la que la palabra libertad —con la que tantas veces nos llenamos la boca— realmente signifique algo, es eliminar por completo ese oscurantismo, dirigir el foco hacia las esquinas más oscuras y los cajones más vergonzosos. Digo sí a abrir la caja de Pandora: convocar referéndum de independencia, desarrollar el laicismo, descubrir las monstruosidades de las potencias capitalistas… así el berreo terminará, no hay nada que ocultar, somos así. El siguiente paso será pedirle a Kim Jong-il que nos deje echarle un vistazo a su diario de adolescente. Como dicen los investigadores de lo sobrenatural, con "luz y taquígrafo". Si no estamos preparados todavía, mala suerte, hemos tenido bastante tiempo para estudiar el examen.
Columna aparecida en el Heraldo de Aragón de 2 de Diciembre de 2010

Las canciones de Bunbury en Espíritu Margot

El pasado martes y como adelanto al concierto del viernes de Enrique Bunbury en el Príncipe Felipe realizamos un recorrido por los temas del líder de Héroes del Silencio que han sido revisadas por distintas bandas y solistas. A partir del irregular tributo Hechizo, seleccionamos las mejores visiones: Aterciopelados, San Pascualito Rey, Raphael o Ariel Rot. Y adelantamos la programación del Bunburazo con el tema de Niños del Brasil, Nunca se convence del todo a nadie de nada. Descargar aquí

sábado, 27 de noviembre de 2010

La responsabilidad


En el año 1969 un buen número de tropas españolas abandonaron Ifni. Los quintos que estaban realizando el servicio militar tuvieron que terminarlo en las Canarias. Lo sé porque mi padre estaba allí y me lo ha contado más de una vez. Sólo unos pocos años después los españoles salimos del Sáhara. Como en Cuba o Filipinas, los independentistas parecieron sorprendidos cuando sus aliados contra la metrópoli no les entregaron el control de sus regiones nada más arriarse la bandera española. Es más, comenzaron un control, un acoso a los estamentos de gobierno autónomo, mucho más asfixiante que el realizado por Madrid. Y nadie dijo nada.
Hoy Marruecos ha cometido una de sus habituales vulneraciones de los derechos humanos en aquel territorio. Eso, por el contrario, no nos ha cogido por sorpresa. Más allá del dolor y la impotencia ante semejante acción o la nauseabunda complicidad —terminaron los comandos aulladores prosáhara en el partido— de nuestro gobierno, es momento de plantearnos la responsabilidad moral que debemos mantener con cada una de nuestras antiguas colonias: las infraestructuras y servicios, la integración dentro del esquema sociopolítico español…todo obviado después de la tabula rasa soberanista. El sentimiento de culpa que España debe sentir hacia sus antiguas provincias debe de ser, por una vez, racionalizado. Debemos asumir que nuestra responsabilidad está limitada a la de un país democrático cuya función es denunciar y ejercer presión diplomática sobre las manifestaciones caducas de totalitarismo. Los lazos se cortaron hace más de treinta años y de manera unilateral. No se nos quería allí y eso es una realidad. Aunque ahora sea el tiempo de las lamentaciones.
Columna aparecida en el Heraldo de Aragón de 25 de Noviembre de 2010

jueves, 25 de noviembre de 2010

Cuéllar 53 gana el premio paperblanks de poesía


Contento estoy...claro. El poema está dedicado a A.L. Y encima Gabriel Sopeña le puso música y lo cantó (y aparecerá en su próximo disco, San Leonard Cohen mediante). Esta ciudad hermosa, constantemente atrapada en sus transformaciones, siempre es la misma, siempre es distinta. El poema saldrá en algún libro, no sé cuándo ni cómo, pero saldrá (espero). Muchos amigos se han hecho eco, aquí, aquí, aquí, aquí y aquí... gracias, muchas gracias. La noticia en ¿Qué leer?

Gracias a Gustaff Choos por la foto, como siempre


Mañana a partir de las 12:45 estaré hablando con Olivier Villain en Radio Intereconomía del premio.

Maquestas Margot en Comunidad Sonora

Estrenamos una nueva sintonía "Confesiones de Margot Theme" cortesía de la banda zaragozana Los Modos, que también nos adelantan temas de la maqueta que están grabando actualmente (Zaragotham Blues). Escuchamos demos de Zowie ("La edad de hielo"), Caramelos Podridos ("Yo soy quien espía el juego de los niños"), el nuevo proyecto de versiones de Ilegales que ha perpetrado Jorge Morgan y conocemos algo más de la trayectoria y nuevos proyectos de Diego Vicén, miembro de los añorados Jödeme. Para descargar aquí

Julio de la rosa en Espíritu Margot

Un programa muy especial el que tuvimos la semana pasada: aprovechando el recital que Julio de la Rosa iba a dar en la zaragozana Sala López para presentar su nuevo disco "La herida universal" (Ernie Producciones/King of Patio) recorrimos la trayectoria del que es uno de los mejores letristas y compositores españoles de los últimos veinte años mientras escuchábamos temas de su última entrega. Una visión diferente de Julio de la Rosa desde sus relaciones con Aragón (El Chorrito de Plata, Luis Díez, las versiones de Bunbury y El NIño Gusano, los conciertos íntimos...). Lo podéis descargar aquí

viernes, 19 de noviembre de 2010

Non stop dreaming de Marlovers (Clifford Records, 2010)



Abres el plástico con cuidado, sacas el EP de la funda blanca, revisas la aguja y las revoluciones...colocas el vinilo... y comienzas a bailar. A bailar, a beberte una copa de vino, a sentarte en el sofá mientras cierras la ventana para que no entren los ruidos de la calle...es el momento de escuchar las ensoñaciones que nunca terminan, el nuevo disco de Marlovers, editador por Clifford Records (los mismos que los hipnóticos Motel#3 y los venturosos Summers)... cuatro canciones, dos por cada cara, de pop luminoso de guitarras, no pedimos más, que la voz femenina haga encajar las piezas de nuestro puzzle emocional, que los arreglos nos recuerden por qué el polvo que se acumula en el tocadiscos es el fruto de tantas ilusiones compartidas. Sólo para amantes de la vida, que amasan los momentos hasta darle la forma deseada. Estamos hablando de música.

Buen rock esta noche

La semana pasada estuve viendo a Greg Dulli en La Casa del Loco. Decimotercer aniversario de una de las salas con más solera para la música en directo en nuestra región. Recuerdo haber visto al gran Guille Martín guitarreando inmisericorde junto a Andy Chango en uno de esos bolos que te ponen la cabeza del revés, de esos que te recuerdan las razones por las que te metiste en el negocio, recuerdo a Sergio Algora presentando por sorpresa “Los Días Más Largos” mientras cantaba Nada me importa de Los Módulos...La Casa del Loco, escenario donde hemos construido nuestros sueños a base de canciones y risas, también la elegancia pop impenitente de La Lata de Bombillas, el arriesgado ruidismo del Mar de Dios, la poesía en todas sus vertientes de La Campana de los Perdidos, la ecléctica propuesta de La Ley Seca, el rockandroll de toda la vida en el Arena Rock, y el Hispano, la Oasis, el Páramo, la Zeta... La iniciativa privada, aprisionada entre un público pasota y mandamientos municipales revisables –sería este un buen momento para tratar el tema del Arrebato– sobrevive como buenamente puede. Habrá garbanzos negros y manzanas podridas porque la noche es complicada y muchas veces miserable, pero la supervivencia de la música en directo, no se nos olvide nunca, depende, sobre todo, de la gente que acude a disfrutar de ella. No nos entreguemos a posturas ombliguistas ni quejosas, la educación emocional de las próximas generaciones debe sustentarse en el pop, porque el pop es una celebración no elitista de la cultura y, como tal, defendible hasta el final. San Neil Young y San Leonard Cohen, proteged a los garitos y a los programadores de conciertos de la entropía abúlica del espectador, porque yo quiero buen rock esta noche, prometo limpiar mis zapatos de ante azul.

columna publicada en el Heraldo de Aragón de 18 de noviembre de 2010

jueves, 18 de noviembre de 2010

Beatitud: visiones de la generación beat


El libro "Beatitud: visiones de la generación beat" ya tiene fecha de salida: segunda quincena de Enero de 2011. Edita Ediciones Baladí y coordinan Vicente Muñoz (Vicente Vinalia) e Ignacio Escuín Borao (Nacho Eclipsados).

Mi texto se llama "Escrito en la ley", como una canción de José Ignacio Lapido y habla de las andanzas de los Experimentos in da notte por las tierras de España.

Octavilla de promo de Julia D.Velázquez

martes, 16 de noviembre de 2010

The path to follow de Holywater (Ernie Producciones, 2010)




Holywater no son unos recién llegados en esto del indie (o como queramos llamarlo ahora), con su pop en inglés de alta graduación y largo recorrido han ido destilando grabaciones hasta llegar a este, posiblemente su mejor disco: Guitarras afiladas, ritmos cansinos o brusca exaltación de la melodía, agonía puntual para acabar abarcando los veinte últimos años de la música. Caminando por páramos poco transitados de electricidad, Holywater entregan una notable colección de canciones que sólo pierde fuelle con algunos tics excesivamente planos conforme avanzas en la escucha. De todos modos la grabación con Santi García les ha permitido añadir unos colores más intensos a su propuesta de rock alternativo americano, lo que nos hace esperar nuevos matices para el directo.



El diseño de carpeta, obra de Pat Lemos, es un valor añadido al LP, una diminuta obra de arte en la mejor tradición de la grafía rockera.



Este próximo jueves Holywater estará tocando en La Ley Seca, los traen la gente de producciones Tripolar y tendrán a Facunda (ganadores del II Premio de Grupos Emergentes de Aragón Radio) como teloneros. Te van a gustar, así que pásate a verlos.

Sólo el tiempo EP de Trestrece (autoeditado)



Un EP, el de Trestrece, donde la belleza de lo acústico se da la mano con la intensidad lírica de manera notable. La banda balear se alimenta de guitarras para abrir con un tema de vocación confesional magnífico como es Sólo el tiempo, emparentado con la violencia formal de los últimos Standstill. A continuación, y con el sostén de un arreglo de violines, dibujan Dulce incógnita. Con la vista puesta en la música americana de raíces, amagan un ejercicio de estilo cercano a las últimos fuera de la ley españoles (Manolo Tarancón o los discos en solitario de Lapido) en Un mundo nuevo. Después del interludio aparece Cuando la realidad se impone, reflexión sobre la conflictiva soledad de lo urbano y el disco se cierra con un poco de luminosidad, Medio del mar...abramos las ventanas y dejemos que entre el sol. Una banda curiosa, de las que enganchan.

Diez pequeños indios de Sherman Alexie (Xordica, 2010) Traducción de Daniel Gascón





Diez pequeños indios es una apuesta arriesgada de la editorial Xordica. Un autor consagrado en el mercado internacional pero cuya temática se centra en un entorno tan alejado para el lector medio español como la situación de las tribus nativas americanas en este siglo. Arriesgada sólo en apariencia, puesto que la colección de relatos de Sherman Alexie es un compendio de situaciones, personajes e historias que tienen tanto de universal que cualquiera se puede sentir identificado entre sus párrafos. Destellos pop (cualquier libro en el que sale una canción de los Smiths es un libro que merece la pena), guiños a los movimientos contraculturales, evocación poética de la escuela americana, personas que se mueven entre los cuentos, dibujando temas eternos a través de situaciones cotidianas. “Diez pequeños indios” te alimenta de la manera en la que los buenos libros lo hacen: haciéndote sonreír, encogiéndote el corazón, tomándote de la mano para que pases a la siguiente página. El camino que escoges recorre las vidas cruzadas de los descendientes de la tribu spokane como polaroids inmediatas que dejan dentro de ti una marca de agua indeleble. El relato Liga de abogados te sitúa magistralmente en el punto de no retorno que con precisión angustiosa manejaba Emmanuel Carrere en “El adversario”, “Puedo conseguir un testigo” es una evocación de la superstición postmoderna al monstruo emparentada con el Palahniuk menos gore y "Redimiré lo que empeñaste" podría ser la cara B de cualquier disco de Bukowsky. Tres perlas entre nueve relatos absolutos, que son vida pura, sin imposturas. Un libro simplemente magnífico.

La noche del armadillo en ZTV

Para ver aquí

Nueva versión de "Entrevista a mí mismo" de Ángel Guinda (realización Panda de Tolos)

lunes, 15 de noviembre de 2010

Usura electoral

Me siento asqueado cuando escucho a Eguiguren, lo veo en la televisión, pagado de sí mismo, satisfecho de su complicidad con el asesino Ternera, cómo defiende el resultado sin preocuparse de los métodos empleados en el proceso. Dice el presidente del PSE que comió varias veces con Ternera, que se entendieron bien, que escribieron juntos una hoja de ruta impregnada de sangre. Buen rollo con Ternera, el de la Casa Cuartel de Zaragoza… yo iba en el autobús a la escuela, frente a la entrada del Salduba, casi llegando al parque Grande, quinto de EGB, no puedo olvidarlo, no quiero olvidarlo. No entiendo cómo un político puede declarar públicamente que es capaz de empatizar con semejante bestia, la verdad. Contemplo el muro creado alrededor de las víctimas, el silencio cobarde y usurero del PP, contabilizando hasta el último voto, la última sonrisa para el próximo pacto, los hombros encogidos, no importa con quién, no importa cómo, lo que importa es llegar. Una manifestación, la del pasado sábado en Madrid, silenciada, omitida, molesta para medios oficialistas, afines. Peperos y socialistas haciendo mutis por el foro mientras se pelean por la primera fila en la misa papal. Las víctimas del terrorismo levantan su voz porque el silencio combina demasiado bien con el olvido. Mucho motociclismo, mucha visita papal, romería y fasto para este país de aguardiente que algún día se vendrá abajo, porque nos robaron los cimientos mientras contemplábamos, embobados, la última decisión de Mourinho. La voracidad electoral de los partidos nacionales terminará por saldar como chatarra desguazada lo que queda de España. Y lo que es peor, nos importará a todos un pimiento. Más bien un carajo.
Columna aparecida en el Heraldo de Aragón de 11 noviembre de 2010

y estoy paladeando éste


Con el sabor del fruto seco nutritivo (uvas pasas que me dan más calorías)...qué edición más preciosa.

Regalico de Ana


Feliz estoy con mi reedición en sabroso vinilo...y con versión de los New York Dolls en la cara b de propina...

domingo, 14 de noviembre de 2010

No temáis por mí de Hendrik Rover (Guitar Town Recordings, 2010)


Hendrik Rover con este “No temáis por mí” nos demuestra que juega en la liga del Lapido más americano, escarbando el corazón de un camino donde suenan canciones que hablan de espacios abiertos, de carreteras amplias donde uno encuentra cobijo contra la tormenta, canciones donde los violines vuelan libres y las cuerdas de la guitarra acústica son el último enganche con un mundo que se desmorona. Hendrik Rover recoge la tradición española de los que usaron a los fuera de la ley como referencia, de los que se miran en el espejo esperando ver a Kriss Kristofferson en su reflejo, me recuerdan a ese hermoso misterio que fueron Dos Lunas, incluso el Loquillo de “Mientras respiremos”, aquel en el que Gabriel Sopeña aportaba corazón y palabras. Un disco crepuscular, construido a base de confesiones de motel, de estrellas pintadas en el techo de la habitación, del perezoso narcótico que es la luz del atardecer entrando a través de una ventana que sólo es tuya ese día. Un ejercicio de estilo elegante que alcanza el sobresaliente por unos textos cuidados, de esos que dotan de personalidad las tonadas, evitando la fotocopia. De lo mejor de este año, la verdad.

Hendrik Rover estará tocando el próximo sábado 20 de noviembre en la Ley seca de Zaragoza.