viernes, 28 de enero de 2011

El último aullido de Jacinto Molina


dedicada a Sergio Duce


En breve se estrena en salas comerciales “La sombra prohibida”, la última actuación de Paul Naschy en la pantalla grande. Naschy, Jacinto Molina según su documento nacional de identidad, es un mito de la serie B en España, la que a base de imaginación, maquetas precarias y guiones delirantes alimentaban las sesiones dobles de los cines, en la época en la que todavía se podía fumar en las salas. Vi una de las últimas encarnaciones de Naschy en los antiguos cines Buñuel, el clásico hombre lobo Waldemar Daninsky, una película errática pero llena de encanto, un tipo de cine artesanal que quizá ahora, en la era digital de producciones “Mussoliniacas” dejarían indiferente a la mayor parte del público joven actual. Una muestra de esta tradición se puede disfrutar si se visita la exposición “La serie B en el cine español, cuando el dinero no es un problema” en el Centro de Historia de la capital aragonesa. Allí podrá contemplarse un catálogo de carteles (muchos de ellos sugiriendo una aventura mucho más excepcional que la que luego ofrecía el largometraje) que son en sí casi una historia del arte pop: parafernalia propia de los años setenta y ochenta, atrezzo de coproducciones con Italia y actores norteamericanos en decadencia mendigando sus últimos papeles en fotografías color sepia. Los que disfrutamos con el terror fantástico, con la ciencia ficción en cualquiera de sus encarnaciones, siempre tenemos un hueco en el corazón para pioneros del cartón y la sangre hecha con ketchup, para Naschy, Jess Franco o Armando de Osorio, licántropos de vocación, zombies a la fuerza en un mundo analógico que se desmorona, amanuenses de sueños…aunque fueran escalofriantes. Que Cthulhu te sea propicio, maestro.


Columna aparecida en el Heraldo de Aragón de 27 de Enero (jueves) de 2011

jueves, 27 de enero de 2011

Espíritu de Margot s02e16:Novedades II


Segunda parte de las novedades en el Espíritu de Margot. Después de los especiales con lo mejor del año de música aragonesa y la primera entrega de las grabaciones que no ha traído las primeras semanas del año, cerramos este repaso con el nuevo lanzamiento de Grabaciones en el Mar, el primer EP de El Brindador, también entrevistamos a Jorge Morgan que este próximo viernes, junto a Santi Gandul y Paquillo de El Factor Humano, debuta en el Arena Rock con su banda tributo a Ilegales Caramelos Podridos (escuchamos un tema sacado de sus ensayos). Cerramos con The Corrigans, cuya canción Union Jack ha sido incluido en un prestigioso recopilatorio de música mod que han editado la discográfica vitoriana Grift Records y un tema del nuevo maxi-single de Velouria, que se puede descargar en la red: Armas de creación masiva.

La próxima semana, especial Sullivans (la banda que no quiso reinar)

lunes, 24 de enero de 2011

Censuras y pinganillos

Hace unos meses hablé en una columna sobre la atomización mediática que había surgido al calor de las nuevas cadenas de televisión asociadas a la instalación del sistema digital terrestre. Celebraba la pluralidad ideológica que había fermentado tras la invasión del pensamiento único a través de las directrices marcadas por el gobierno en la cadena pública y en las pares (algunas creadas a tiempo, otras que al final, por enfadicas, se han quedado emitiendo Gran Hermano). Ahora nos encontramos con la posibilidad de la reinstauración de la censura a través del Consejo Estatal de Medios Audiovisuales y que con la excusa de proteger a la audiencia de los devaneos excéntricos de la fauna rosa, se propone copiar el modelo catalán de integridad estalinista. Espero que los voceros de la prensa libre y la libertad de expresión surjan con fuerza desde sus cavernas para exigir la retirada de tal propuesta, políticamente incorrecta y en las antípodas de la apertura buenrollista que supone el pinganillo. Sí, esa nueva Torre de Babel patria, ese amasijo nada barato de senadores peneuvistas con poco dominio del vascuence se mezclan con charnegos que sufren un agudísimo síndrome de estocolmo. El Senado, donde realidades lingüísticas confluyen en un espectáculo ridículo que espero no sea retransmitido en horario infantil para no provocar imágenes impactantes por la escasa presteza de nuestros senadores en el uso de la tecnología de vanguardia. Así no hay manera de educar en valores. Despilfarros flagrantes en esta época convulsa, de expresidentes anulando autonomías y descentralización 3.0, aunque de eso, como decían Tip y Coll en 625 líneas (hasta que los censuraron), hablaremos la próxima semana. No disparen al pianista, sólo intenta tocar los malos arreglos que le encargan.
Columna aparecida en el Heraldo de Aragón de 20 de Enero de 2011

jueves, 20 de enero de 2011

Reseña de El Brindador EP (Grabaciones en el Mar, 2011)


Si hace unas semanas reseñábamos el single de adelanto de Copiloto, la llegada a nuestras manos del primer EP de El Brindador es una buena noticia por partida doble: primero, que la discográfica Grabaciones en el Mar está despertando de un ligero letargo, apostando por materiales deliciosos en formatos exquisitos y segundo porque por fin ve la luz en disco una propuesta de la que se llevaba hablando estos últimos meses mucho por los distintos recovecos de la ciudad: El Brindador, proyecto del francés afincado en Zaragoza Eric Cihigoyenetche. Tres temas para un EP en el que no sobra ni falta nada, desde una portada evocadora a cargo de Jabi Machado hasta la magnífica producción de Rafa Domínguez desde La Cafetera Atómica. Se abre con Flower thrive, guitarras Rick Rubin para una composición épica que recuerda al Tim Buckley más descarnado. Acústicas perezosas para The Moonstone, con la voz superdotada de Eric, juguetando con el arco más íntimo del postrock y el cierre con Away from the poisoned days, como si Scott Walker volviera a las adaptaciones de Jacques Brel, punteada por las percusiones de Pablo Jiménez (miembro de Picore o Dead Monegros). Un debut impresionante para Grabaciones en el Mar de El Brindador,minimalismo instrumental al servicio de canciones y una voz de esas que son capaces de integrarse en la línea natural que va de Mark Kocelek a Bill Callahan sin resultar impostada.

Entrevista a Daniel Gascón: la generación encontrada


Daniel Gascón acaba de publicar su tercer libro en la editorial Alfabia: La vida cotidiana. Después de ser nombrado Nuevo Talento FNAC y presentar en Zaragoza, inicia una gira por distintos FNAC´s de la geografía española. Un libro que me ha fascinado y en el que toda una generación puede verse reflejada, sin impostaciones ni desesperanza (sólo la justa, claro)

Preséntate en tres líneas.

Soy Daniel Gascón. Nací en Zaragoza en 1981. Soy el mayor de cinco hermanos. He vivido en el Bajo Aragón y el Maestrazgo, en Inglaterra, Francia y Madrid, y ahora vivo en Zaragoza. Acabo de publicar mi tercer libro, La vida cotidiana.

Define tu libro en una frase.

Es un libro que habla de hacerse mayor, del amor, la infidelidad y el aprendizaje, y que oscila entre el humor y la tristeza.

El relato corto o el cuento tiene, aunque sea generalizar mucho, dos escuelas (si no estás de acuerdo me añades alguna tendencia más): los de “planteamientonudoydesenlace” con final sorprendente y los que son más evocadores, dando un final no cerrado o para que el lector cierre. En este libro aparecen tanto de los unos como de los otros ¿deliberado? ¿te sientes más cómodo con una de las dos vías?

Me apetecía que en el libro hubiera cuentos distintos formalmente, y también que se repitieran elementos entre diferentes relatos. En general, creo que me siento más cómodo con los cuentos más evocadores. Y mi tipo de final favorito es el que termina con una imagen que revela algo del personaje, el que –por usar una frase de Vila-Matas- cierra con una fotografía que contiene una vida entera. Pero creo que la gracia de esos finales también está en no abusar de ellos. Y me apetecía divertirme con algún final sorpresa (además, como el libro habla de la vida cotidiana, trata también de los malentendidos, que producen finales sorpresa). La idea, de todos modos, era que la sorpresa final no fuera la única justificación del relato: que el final no sea un truco y se pueda releer el cuento aunque se conozca aunque se sepa cómo termina.

Me sorprendió durante la presentación en Zaragoza cuando comentaste que en un momento “empezaste a escribir relatos que se ajustaran al tono del libro”. Me dio la sensación de que, de alguna manera, buscabas una especie de unidad interna en el libro, una especie de novelización fragmentaria (aunque ahora la fragmentación en la novela se aplique a otros manuscritos)¿es posible?

Como lector, me gusta que los libros de relatos tengan una unidad, que se puede conseguir de muchas formas. En este caso, buscaba cuentos que tuvieran un tono realista, con humor y melancolía, centrados en un personaje, una edad determinada y unas experiencias: el amor, los primeros trabajos, la amistad, la escritura. He escrito otros cuentos que se iban un poco y no los he incluido. Y luego, creo que otro elemento importante para esa unidad es el narrador en primera persona. Así que hay otros cuentos que pasé de la tercera a la primera persona.

Además de la novela fragmentada y la sitcom, cuando estructuro los libros pienso mucho en los discos que me gustan, en cómo alternan temas más potentes con otros más intimistas y crean una especie de arco dramático.

Hubo muchas referencias al guión de “Todas las canciones hablan de mí” en la presentación, incluso en la solapa del libro lo usan de “promoción”. Pero al leerlo veo más una continuidad con tu obra narrativa que hermanamiento con la película. Es decir, una unidad aparte, nada de relatos que hubiera podido ser parte del guión o elementos paralelos... ¿Cómo ves esa simultaneidad entre cine y literatura, justo ahora?

Me gustan los dos medios y espero seguir trabajando en los dos. Creo que hay algunos puntos de contacto con la película y algunos cuentos, como “Abdominales”, formaban parte de los relatos, novelas o películas en los que pensábamos cuando empezamos a escribir el guión. Pero es verdad, el libro se parece más a mis otros libros. Es lógico, porque el guión lo escribí con Jonás Trueba y entre los dos escribimos cosas que no escribiríamos en solitario: de hecho, por eso escribimos juntos. Y luego él dirigió la película, y las películas siempre son del director.

Me gusta la frase: “mientras no se diga explícitamente lo contrario, estoy escribiendo una novela”. ¿es necesaria una novela para consagrarse? ¿Tienes miedo de alargar algún relato por la “ansiedad” de ser novelista?

Parece la prueba de fuego de muchos escritores. Aunque también hay otros escritores que solo escriben cuentos. Me gustaría escribir una novela, porque también quiero probar ese género. Tengo ese miedo a estirar un relato como si fuera un chicle, claro, pero de momento me ha pasado al revés: textos que había pensado como novelas se quedaban en cuentos largos. Es lo que me ocurrió con “La generación perdida”, el primer cuento de El fumador pasivo.

En tu blog eres, en mi opinión, un escritor político. En este libro hay un relato muy incisivo sobre la penúltima generación politizada en España, tienes el colmillo bastante afilado, la verdad... ¿crees en el compromiso intelectual de crítica al poder?

Me interesa la política y me gusta participar en la discusión, para defender las cosas que creo que hay que defender: la libertad, la democracia, la razón. En el libro he intentado que también estuviera eso, pero en el blog es el tema principal. Aunque me equivoque muchas veces, creo que es bueno decir lo que uno piensa e intentar analizar las cosas.

Sé que es una pregunta tópica, pero...¿escuchas música mientras escribes? En una época de referencias pop constantes en la literatura tus cuentos no se salpican de esas incursiones rockeras, son muy asépticos en ese sentido...

Sí, escucho música mientras escribo. Bastante variada: desde cosas de jazz a americana o pop. Pero es verdad que hay pocas referencias musicales en mis cuentos. Me encanta la música y muy pocas cosas me hacen tan feliz como algunas canciones, pero no tengo la erudición pop que tienen muchos de mis amigos y esas referencias no me surgen con la misma naturalidad que a ellos. Por otro lado, también me gustan mucho el cine y la literatura y generalmente no hay muchas referencias cinematográficas o literarias.

La última canción que has tarareado

“Yo soy como Portugal”.

La última frase que te ha gustado

“La gran mayoría de las gente está mucho mejor alimentada, alojada, entretenida y protegida contra las enfermedades y tiene más posibilidades de llegar a una edad avanzada que sus antepasados”. De Matt Ridley, El optimista racional. Y leí el próximo libro de Ismael Grasa, La flecha en el aire, y lo subrayé casi entero.

¿El libro digital matará a la estrella de la Underwood? ¿te preocupa?

No lo sé: a veces pienso que habrá una convivencia, otras me parece que el libro digital tarda más de lo que parecía que iba a tardar hace unos meses. Me preocupa, porque la industria editorial tendrá que adaptarse y muchos amigos y yo trabajamos en esa industria, pero creo que la literatura seguirá existiendo y eso es lo más importante.

La última copa que te has bebido

Un gin-tonic en el Penguin, cerca de casa.

La última persona que te queda por besar

Mi novia tiene que estar a punto de llegar del trabajo, voy a saludarla con un beso.

La última noticia que te ha hecho pensar: “Alguien debería escribir sobre esto”

Se ha escrito mucho de las dos, pero me han impresionado lo de las lenguas cooficiales en el Senado y la revolución en Túnez. Y también que Belloch se gastara 3.700 euros del ayuntamiento de Zaragoza en invitar al equipo de fútbol de una localidad que lo había hecho hijo adoptivo.

El último libro que has leído y el próximo que tienes ganas de leer.

El optimista racional, de Matt Ridley. Tierra desacostumbrada, de Jhumpa Lahiri.

miércoles, 19 de enero de 2011

Entrevista a Federico Contín: Technicolor


El artista Federico Contín inauguró la semana pasada su exposición Technicolor en la sede de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión. Rostros coloridos, fotogramas con sabor añejo dotados de una plasticidad impresionante. Se puede ver hasta el próximo 13 de Febrero. Unas preguntas para él:



Defínete en tres líneas.



¿Definirme? No puedo, soy demasiado complejo. Simplemente Contín.



Define la exposición en una frase.



17 obras que cuentan una historia a través de mucho color y expresionismo.



¿Es Technicolor una defensa de lo analógico? ¿o un revival postmoderno?



Es una defensa del método artesanal como base de una revolución en la pintura.



La selección de retratos es por filiación artística o estética.



Pienso que los retratos cuentan mucho en un breve instante. A veces la expresión de una mirada es ya toda una historia.



Si te pidieran hacer una portada para un vinilo, ¿qué banda o solista elegirías?



Muchos... Supersubmarina, Love of lesbian, Bigott, Nubosidad Variable... Me encantaría Puturrú de Fua, marcaron mi infancia (y así me ha ido...).



¿Qué artistas te influyen? ¿Cómo ves el panorama aragonés?



En la actualidad el panorama aragonés es desolador. Las galerías cierran, la DGA y el Ayuntamiento de Zaragoza se gastan el dinero de cultura en proyectos como el Teatro Fleta o el Espacio Goya, que no se llegan a realizar pese al coste que ya arrastran, y los artistas tenemos que salir a otras comunidades si queremos ver algo de arte o trabajar en ello. Me gustan Gema Rupérez y Fernando Martín Godoy, ambos exiliados en Madrid.



elige: El cartel de 1, 2, 3 Chocolate inglés, un retrato de George Harrison hecho por Andy Warhol o el anuncio de Movierecord de los cines



El anuncio de Movierecord, si voy acompañado a veces es lo único que veo de la peli. Movieeeeeeeeeerecord! Tantan Tantan tantarara, tarararararara.



elige: Plastidecor, tizas de colores o paleta de ordenador



¡Ninguno! Las tres opciones tienen algo en común, se rompen siempre.



elige: mañana, tarde o noche:



Madrugada.



¿Cuál es la última noticia sobre la que has pensado, alguien debería pintar un cuadro sobre ella?



Berlusconi tiene novia. ¿Eso es importante? Es portada del periódico... Para cuadro lo que le han hecho en la calva. Por favor, que nadie lo pinte.



¿Cuál es la última canción que has tarareado?



Supercalifragidisticoespialidoso, de Mary Popins. Es lo que suena en mi móvil cuando llama un amigo. También tengo un timbre para pesados, pero no te diré lo que suena...



¿Cuál es la última copa que te has bebido?



Un Care chardonnay, un blanco aragonés que recomiendo a todo el mundo y siempre me lo agradecen.



¿Qué persona te queda por besar?



Hombre, que no he estado con tantas... Es todo leyenda.

lunes, 17 de enero de 2011

Reseña de BAR (Breve Antología de Rescatados) de Vicente Llorente (Editorial Cartonerita Niña Bonita)


BAR es un libro distinto, fragmentos, unas piezas unidas por el amoroso cartón de David Giménez. Poemas, ensayos, experimentos narrativos amalgamados por unas grapas que miniaturizan la literatura de Vicente Llorente hasta convertirlo en una pequeña obra de culto. Borges y sus conexiones con el mundo árabe, el lunfardo con el que Goyeneche atragantaba sus noches, cinco polaroids de luna, el juego de espejos que es Gasparino Vedetta (autor frente a personaje, metaliteratura reflejada), relatos de ayer para explicar el hoy, una ilustración casi escondida. La paleta amplia de Vicente Llorente en un libro que es todos los libros perdidos en esta época de muerte analógica.

La bolsa de pipas número 80




Ha llegado a mis manos el nuevo número de La Bolsa de Pipas, la revista literaria que coordina Román Piñá desde Mallorca. Una publicación muy recomendable, que mantiene esa belleza de lo analógico, del papel impreso y enviado a mil direcciones para el regocijo de los sibaritas. En este número (corresponde a enero-marzo y es el número 80) se dedica un monográfico al recientemente fallecido Miguel Ángel Velasco (estupendo poema el de Román Piñá y hermosamente evocador el texto de Javier Legorburu). Me han gustado mucho los poemas de Jorge M. Molinero y la postmodernidad incontenidad de Balistreni en su relato. Y los poemas de Miguel Dalmau, exquisitos. Espera encontrar algo de material de Rafael Rodríguez Gimeno, a ver si en el próximo número. No puedo olvidar, claro, la presencia de Domador en La Bolsa de Pipas, la parte rockera oscense con la letra de Cabeus, el tema que cierra su LP Teóricamente imperfecta. Reseñas, fotografía...un poco de todo y todo muy bueno. Para conseguir La Bolsa de Pipas pinchar aquí

La letra pequeña


Políticos, prensa, aburridos habitantes de lo que queda de España, todos juntos buscan entre la terminología ampulosa y deleznable, algo de luz en el último comunicado de ETA. Agotador el discurso y ridícula la parafernalia de máscaras y boinas. Las palabras etarras, si no arrastraran una retahíla inmensa de cadáveres podrían calificarse como cansinas. Sin chispas de esperanza, demasiadas portadas fotocopiadas en las que la desazón no deja espacio a la sorpresa. Columnas de humo para que los perros rabiosos laman sus heridas, parodia de payasos asesinos que sobreviven a base del fiemo de la ignorancia y la putridez del miedo. Su semilla de enfermedad lleva treinta años germinando y sus venenosas ramificaciones alcanzan lo más íntimo de la sociedad vasca hasta crear un conglomerado sin sentido donde la frase “salida dialogada” suena tan llena de contenido como “proceso de paz”. Miren la letra pequeña, analicen la semántica de las palabras, la sintaxis de las frases y qué encontraran: un rémora, un vacío de credibilidad política, el ejercicio de la mofa hacia un país que se cansa de tanta estupidez y sólo quiere algo de paz. La sensación de pesebrismo en el hacha y la serpiente, en busca de una poltrona que les permita lavar con la lejía del dinero público sus manos manchadas de sangre. Batasuna, Partido Comunista de las Tierras Vascas, ETA, la basura de siempre, tahures del estalinismo cantábrico que se resisten a pudrirse y buscan, una y otra vez, la redefinición del absurdo soberanista frente a un país que se ahoga entre rescates, deuda y paro. Abandonen las armas, sin demandas, pidan perdón a las víctimas y entonces, sólo entonces, cuando el tartamudeo del miedo abandone por fin nuestro cuerpo, veremos qué dice el pueblo, su pueblo, nuestro pueblo.
Columna aparecida en el Heraldo de Aragón de 13 de Enero de 2011

Feliz cumpleaños, amigo...

en fin. Me voy a abrir una botella de vino.

Entrevista a Vicente Muñoz y Nacho Escuín acerca de Beatitud (Ediciones Baladi)


El próximo mes de enero verá la luz Beatitud (visiones de la Beat Generación) publicado por la editorial Baladí y coordinado por Vicente Muñoz Álvarez (aka Vicente Vinalia) e Ignacio Escuín Borao (aka Nacho Eclipsados). Una antología de textos que recoge impresiones diversas y reflexiones sobre los beatniks a cargo de 33 escritores. Más info en su blog.


Unas cuantas preguntas para abrir boca:


¿Os levantáis una mañana y decidís montar un tributo a los Beat? O existe un génesis más retorcido y motivado...contadnos algo.


(Vicente): Ufff, ojalá fuera así, levantarse y decidir hacer un tributo a los beat y tener en poco tiempo el libro en las manos... Todo el proceso de gestación de una antología es largo y trabajoso, pero el de esta lo ha sido en especial. Nacho y yo llevábamos cerca de tres años, desde las presentaciones de Tripulantes, dándole vueltas y vueltas al tema: si hacer la antología de poesía o de prosa, a quién y cómo homenajear, a qué autores meter, quiénes eran los más adecuados, etc etc. Todo eso llevó mucho diálogo y tiempo. Pero el resultado habla por sí mismo: no hemos podido quedar más satisfechos con la antología.
(Nacho): Vicente y yo somos de darle muchas vueltas a todo, y esta antología requería todas esas vueltas y algunas más. Queríamos que todo estuviera en su sitio, y por eso hemos trabajado a lo largo de tres años para que este libro fuese exactamente lo que queríamos que fuera. Ha sido un proceso largo pero creo que el resultado no puede ser mejor.


Proyectos como Beatitud o el último número de Vinalia Trippers (Plan 9 desde el espacio exterior). Tanto uno como el otro habéis desarrollado este tipo de proyectos corales donde distintos nombres de la literatura alternativa española se juntan en un libro (ahora de memoria: Tripulantes, Hank Over, Golpes...), de alguna manera me recuerda al espíritu de los fanzines. ¿Este tipo de libros son remanentes de este tipo de publicaciones? ¿los últimos supervivientes de lo analógico en la era digital?

(Vicente): Puede que en el fondo sí, al menos en mi caso. Esa es en parte la manera de concebirlos. Yo vengo del mundo de los fanzines contraculturales de grapa y papel, herederos de la Transición y el punk... Comencé editando en 1995 Vinalia Trippers con una idea y filosofía muy semejante a la que contienen todas esas antologías que has citado. Me di cuenta de que existía un montón de gente, escritores, muy válidos en aquel momento, pero que por su posicionamiento literario y vital eran sistemáticamente ninguneados por la crítica oficial, las editoriales y suplementos literarios del momento, etc. Y para ellos y por ellos montamos Vinalia Trippers. Todo lo demás ha venido añadido, en realidad derivado de ahí: Golpes, Tripulantes, Hankover, 23 Pandoras, Plan 9, Beatitud, todos responden al mismo impulso y espíritu.

(Nacho):Sí… jajajaj, lo somos. Supongo que ese espíritu está presente y también el gusto por los libros, por el papel, por todo lo que tenga que ver con la cultura del libro. Para nosotros el libro es el final de la expresión, al menos del autor, pues el lector empieza su trabajo con ese libro. La verdad es que este libro es algo más que un libro colectivo, es también una suma de sensaciones, pensamientos, ideología…


La portada de Beatitud remite al ritmo, al jazz, a las cavas oscuras donde nace el spoken word, la poesía anfetamínica...un elemento referencial, aunque posiblemente menos conocido, del universo beat, me ha sorprendido un poco, uno esperaría más referencias a la carretera y el movimiento y se encuentra con la lucidez narcótica de los garitos en la portada...¿Dos caras de la misma moneda?


(Vicente):Sí, ambas caras, que son las que contiene también el libro: guiños a la iconografía clásica de los beat, pero también visiones y recreaciones mucho más viscerales y subjetivas.


(Nacho): Claro, y la carretera también está ahí, siempre lo estará. Eso es lo grande de los beat, que son muchas cosas al mismo tiempo. Su grandeza radica en saber encontrar un vehículo de expresión ideal para hablar de muchas cosas.


El movimiento beatnik, como germen de la contracultura, salta un poco por encima del fenómeno hippie (aunque autores como Ginsberg se incorpora en ciertos círculos) y se acerca más a los cantautores eléctricos (por ejemplo el Dylan de los setenta, con la Medicine Show Revue) para desaparecer un poco en el panorama rock de los ochenta y noventa. Hoy, el rock de raíces americanas vuelve de nuevo la vista a la lírica de Kerouac. Enganchando un poco con la pregunta anterior, ¿no os parece que la mayor parte de los autores que aparecen en beatitud tienen el rock como elemento referencial de su imaginario, aunque muchos de los Beatniks no fueran precisamente cercanos a este tipo de música?


(Vicente):Ten en cuenta que han pasado 50 años desde entonces y hoy en día el rock es parte ineludible de nuestra cultura. El bebop y el jazz de los beat de origen, tamizado por el rock progresivo de los hippies, el punk, el pop, etc etc, reciclados hoy en nuestra estética del siglo XXI. Todo, en el fondo, es un reciclaje cultural permanente, que se lo pregunten si no a Tarantino....

(Nacho): Supongo que en muchos casos sí, pero no creo que sea algo que se de en todos los autores. Es una cuestión generacional, pero sí, existe en muchos casos una gran cercanía a lo que indicas.


Un libro como este exige lanzarse a la carretera para que la voz renovada de los beatniks llegue a todo el mundo, imagino que vuestra intención será realizar el mayor número de presentaciones posibles...¿Qué plan tenéis al respecto? ¿buscaréis combinar la literatura con otras manifestaciones emparentadas con el movimiento beat (música en directo, audiovisuales...)?


(Vicente): Esa es en principio la idea, sí. En esta y en todas las presentaciones que solemos hacer: fusionar varias ramas creativas con la literatura y hacer las presentaciones lo más dinámicas e interactivas que nos sea posible. Intentaremos mover el libro todo lo que podamos, eso seguro.

(Nacho): Este libro es más que literatura, como bien indicas, ahora nos toca llevarla a todos los lugares y hacer que la presencia del libro genera actividad a su alrededor. Es un libro lleno de vida y eso se tiene que notar.


Enero del 2011 en los mejores moteles, supermercados, gasolineras y despachadoras obsoletas de radiocassette. Y en librerías, claro

lunes, 10 de enero de 2011

Bebeto por Experimentos in da notte (Festival de Jurançon)

esperimentos in da notte ii from artal-artal on Vimeo.

Comulgatorio (poema de Manuel Vilas). Experimentos in da notte en Jurançon

experimentos in da notte i from artal-artal on Vimeo.

Este sábado en Madrid

Diáspora aragonesa en Madrid, Riojanos en la capital y demás amantes de la poesía el próximo sábado presentamos El Imperio del CO2 de Lucas Rodríguez en Madrid primero en la Librería Arrebato (c/La Palma 21) donde a partir de las 19:30h estaremos Lucas, Clara Santafé y un servidor para continuar la fiesta en Los Jacintos (Arganzuela 11) donde a partir de las 21:15 habrá un recital con Lucas Rodríguez, Clara Santafé, Ana Lacarta, Marta Noviembre y Octavio Gómez Milián después jam sesión poética

habrá libros de la colección Resurrección, Cartonerita Niña Bonita y Ediciones Elsatélite

si no apoyas la poesía ahora, luego no habrá...

viernes, 7 de enero de 2011

Entrevista a José Ignacio Lapido

Foto de Jesús Ochando

Uno de los más grandes, no se puede decir más. Ha publicado su último LP De sombras y sueños y toca en La Casa del Loco el próximo sábado 15 de Enero. Con todos ustedes: José Ignacio Lapido.


(quiero agradecer desde aquí a Gloria y Merche por las facilidades para la realización de esta entrevista)



Cuando uno tiene una carrera solista tan consolidada y un sonido tan reconocible, ¿cómo consigues sorprender en cada disco? Porque este LP es una maravilla. Para mí el mejor disco del año.


Muchas gracias. Debe ser a que yo no tengo ningún tipo de presión a la hora de grabar discos, en el sentido de que no hay una discográfica o un manager que te diga que es hora de meterte en el estudio, aunque no tengas material de calidad. Yo sólo me decido a grabar cuando tengo seleccionada lo que a mi juicio es una buena colección de canciones. Mi nivel de autoexigencia es alto y sé que lo que grabe va a quedar ahí para los restos, así que intento no meter material de relleno, sólo canciones de las que me pueda seguir sintiendo orgulloso dentro de unos años.


Sobre la temática en las letras, este disco me parece que retoma temáticas de En otro tiempo, en otro lugar, quizá el descanso tras el huracán, las encrucijadas donde los bluesman pactaban con el demonio..¿Existe una imaginería “Lapido”? ¿Una mezcla del paganismo de los pantanos con la épica beatnik? ¿te planteas publicar poemas en el futuro?


Bueno… la temática de mis canciones es limitada, como lo es la temática de la literatura en general. El amor, la muerte, Dios, el Destino y poco más. Claro que eso con sus variaciones, derivaciones y permutaciones da para mucho. Hay una cosa que se llama estilo propio y que se puede identificar con eso que tu llamas “imaginería Lapido”, por lo menos quiero pensar que lo tengo, es a lo que aspiran casi todos los creadores, a tener una voz propia. El tema de los poemas escritos lo abandoné. Tuve un proyecto, de hecho casi tenía terminado el poemario pero lo fui dejando y acabé por no sentirme identificado con lo que había escrito años atrás.


No quiero dejar de preguntarte por las colaboraciones del disco y la banda base. Eva Amaral le da un toque como de cajita de música a Doble Salto Mortal, el tema con Miguel Ríos parece una especie de A Hard Rain is gonna fall pero de crisis postmoderna y Kike González (además de abrir sus conciertos en Zaragoza con un tema tuyo) parece ejercer como discípulo consagrado... creo que las aportaciones suman mucho en los temas, no suenan de ninguna manera a algo impostado... me imagino que sería tu intención...


Efectivamente. Los colaboradores, aparte de tener más que demostrado un gran talento interpretativo, son artistas a los que ya conocía previamente y con los que había colaborado previamente en los escenarios. Había una conexión, y llegado el momento de que alguien participara en mi disco creo que ellos eran los idóneos. Todos aceptaron colaborar antes de haber oído la canción que iban a interpretar, cosa que dice mucho de su generosidad.

¿Como solista con banda estable te encuentras más cómodo? Los solistas tienden a cambiar de músicos con mucha facilidad, pero tú tienes compañeros de carretera consolidados. ¿Eso repercute en el sonido de la banda?


Creo que sí. Siempre he intentado tener una banda lo más estable posible pero a veces los músicos se han tenido que marchar a hacer otras cosas más rentables económicamente, y es lógico, yo no les puedo Asegurar muchos conciertos y grandes cachés. Los que me acompañan ahora (Víctor Sánchez, Raúl Bernal, Popi González y Paco Solana) vienen haciéndolo desde hace ya algunos años y yo les estoy muy agradecido por su fidelidad y por el entusiasmo que ponen. Creo que repercute positivamente en el sonido que sean los mismos músicos los que graban el disco y los que lo interpretan en directo. Mi intención era contar con una banda al estilo de Neil Young o Tom Petty, con los Crazy Horse y los Heartbreakers.


España nunca ha sido un país de solistas...aunque las cosas estén cambiando (Nacho Vegas, Kike González o Bunbury), parece que uno tiene que disolver una banda para que luego en directo te pidan las canciones antiguas...¿tienes la misma sensación? Que no hubo nada como la separación de los 091 como para reivindicar las viejas canciones...


Bueno… 091 estuvimos 14 años en activo y nos dio tiempo de tocar y grabar muchas canciones para un público no demasiado numeroso. Creo que si ahora se reivindica a los Cero es porque nos mantuvimos fieles a unos principios éticos y estéticos en unos tiempos en los que las modas cambiantes hicieron estragos en la música pop de este país. Hay algo de cierto en eso de “todo el mundo te quiere cuando estás muerto”, pero ahora no hay lugar para la nostalgia. Yo estoy con mi carrera en solitario desde hace ya diez años y aunque toco con mucho gusto en mis actuaciones algunas canciones de los viejos tiempos, creo que lo mejor está por llegar, para que luego digan que soy pesimista.


Esta entrevista aparecerá en distintos medios nacionales, pero sobre todo está orientado al público aragonés...aquí siempre se te ha reivindicado...desde las versiones de Dos Lunas o Amaral, que siempre que tiene oportunidad, reclama un foco para destacar tu primacía como letrista y guitarrista... ¿Qué relación mantienes con la música de esta tierra?


Uno de los primeros conciertos que dimos 091 fuera de Andalucía y Madrid fue en Zaragoza, año 84 más o menos, y el grupo que tocaba antes que nosotros era Héroes del Silencio, que por aquel entonces no tenían disco ni nada, de hecho nos pasaron una maqueta. Luego conocimos en Binéfar a los Proscritos, que eran una gran banda. Con José Lapuente hablo de vez en cuando y estuve a punto de colaborar en una grabación con Dos Lunas. Otro buen amigo es Sergio Vinadé, de Tachenko, al que conocí en los tiempos de El Niño Gusano. Me gusta mucho lo que hace ahora. Juan Aguirre me dice que Zaragoza y Granada tienen mucho en común en cuanto a escena rockera, y creo que tiene razón.

Aunque me imagino que te lo preguntarán constantemente, no me resisto, ¿Hay una diferencia cualitativa entre editar un disco con tu propia compañía frente al abanico de independientes, nacionales o multinacionales por las que has ido pasando?


Hay diferencias de todo tipo. La mayor y más positiva es que al hacerlo yo mismo tengo la absoluta certeza de que no me van a engañar con la letra pequeña del contrato. Eso da tranquilidad. Ya en serio… la autoedición es la fórmula por la que opté hace ya cinco o seis años cuando me quedé sin sello que editara mis discos. Hay que trabajar mucho más y dedicarte a tareas que no son propias de un músico, o por lo menos que no lo eran antes, pero creo que será un modelo por el que optará más gente en vista de cómo está la situación de la industria discográfica.


Tú que las has visto de todos los colores y formatos, ¿qué piensas del auge del vinilo? ¿la música es una cuestión de formatos o más bien de vías de transmisión? ¿todo va a cambiar para seguir igual?


Lo del vinilo es curioso. Yo grabé todos los discos de 091 en vinilo, y entonces, en los años 80, nos quejábamos de la mala calidad de los vinilos que se hacían en España. Poco gramaje, vinilo reciclado… ahora nos dicen que suena mucho mejor, no sé… yo recelo de las modas y esta renovada mitificación del vinilo no deja de ser una moda. Es cierto que los primeros cd’s que se editaron a finales de los 80 sonaban penosos. Yo tenía la colección completa de Led Zeppelin o de los Creedence en vinilo y la comparaba con sus reediciones primerizas en cd y era espantoso, no tenían cuerpo ni brillo ni nada. El muestreo digital se hacía a baja resolución, pero eso ha cambiado y hoy en día los cd’s suenan mucho mejor que entonces. En el aspecto gráfico sí que no hay punto de comparación: donde se ponga la carpeta de un vinilo que se quite lo demás. En cualquier caso tanto el vinilo como el disco digital son objetos del pasado. El futuro, y el presente, pasa por la desaparición del soporte físico. Yo, que también soy un objeto del pasado, seguiré atesorando mis viejos vinilos y mis no tan viejos cedés, pero que contienen música de carne y hueso.


Cuestionario rápido para terminar:



El último disco que has escuchado hoy:
Gene Clark de Gene Clark (1971)
El último disco que has dicho: Ya me gustaría sonar así:
Shake ‘Em on Down de Bukka White (1937)
El último tema (de la vida) sobre el que has pensado: tengo que escribir una canción (o que alguien debería escribirla, pero ya)
Sobre la caída del Imperio Romano
La última copa que te has bebido:
Bebo vino todos los días del año
La última canción que has tarareado:
Hola don Pepito, hola don José
La última cosa que te ha sorprendido
La lluvia de pájaros muertos en Arkansas y Louisiana
El último grupo que te queda por ver:
Paul McCartney

La última persona que te queda por besar:
Beso muy a menudo a todos aquellos a los que quiero


La tiza y los Simpons


Hace unos pocos días el Consejero de Educación de la Xunta de Galicia, Jesús Vázquez Abad, presentaba el borrador del anteproyecto de Ley de Convivencia para la comunidad gallega. Uno de los puntos más interesantes del mismo es el reconocimiento del docente como autoridad pública, de manera que los profesores cuenten con protección jurídica específica. Aunque la crisis en la educación española está muy lejos de solucionarse, pequeños pasos como este permitirían, sin ninguna duda, generar un clima renovador, además de proporcionar un espacio para la reflexión. Las taifas militantes en cada comunidad, la palabrería barata, el negar que la mecanización es una de las bases para el aprendizaje o el déficit en la comprensión lectora están llevando a la degradación de un modelo educacional zancadilleado por los dos partidos en su baile absurdo de poder. Un modelo que pide a gritos un pacto de estado y sí, me atrevo a decirlo desde aquí, una restitución de competencias para la normalización de los programas didácticos. Puedo utilizar a los Simpsons para contextualizar el estudio del sistema métrico decimal en mi clase, pero no por ello arrinconar la tiza y la pizarra. Puedo proyectar una película que sea el vehículo perfecto para la asimilación de unos contenidos sí y sólo sí consigo que se escuchen los diálogos. Un profesor nunca podrá ganarse el respeto de sus alumnos en clase a base de gritos o amenazas, pero la dignificación a través de elementos como los previstos por la ley gallega debería ser capaz de vertebrar una renovación imprescindible en los centros de primaria y secundaria. No se trata pues de trasladar modelos caducos al presente, se trata de respaldar la profesión, generar un entorno de respeto, conseguir que los profesores y los maestros se preocupen únicamente por hacer lo que mejor saben: enseñar.

Columna aparecida en el Heraldo de Aragón de 6 de Enero de 2011

a por la segunda edición


Presentamos en Febrero en Zaragoza, atentos

jueves, 6 de enero de 2011

Mañana Luis Díez


Mañana a las 19h...vuelve Luis Díez. “7 INVIERNOS DE SOLEDAD”, DE LUIS DÍEZ EN EL ESPACIO PARA EL ARTE ZARAGOZA DE OBRA SOCIAL CAJA MADRID (Pza. de Aragón, 4)

domingo, 2 de enero de 2011

Adelanto de los planes editoriales de Comuniter (2011)


Si la pólvora se repone y Manuel Baile da el ok...tendremos novedades jugosas para el próximo año: en Resurrección Víctor Guiu, en Voces de Margot el libro sobre Confesiones de Margot y la primera incursión literaria de Miqui Puig además de una antología con nuevos narradores aragoneses (que coordinará Juan Luis Saldaña) e incluso una nueva colección que se abrirá con un dietario de José Lapuente. En breve más novedades.

Una de listas (dedicada a Sergio Duce): Películas de Alex de la Iglesia

Tras la polémica entre gintónics y política internacional, Jess Franco y Paul Naschy, creo necesaria esta lista que, siempre bajo mi criterio y gusto, ordene las películas de Alex de la Iglesia:

Geniales

1. El día de la bestia
2. Acción mutante
3. Perdita Durango
4. Crimen Ferpecto
5. Muertos de risa

Notables

6. 800 balas
7. Balada triste de trompeta


Normalicas

8. La comunidad

Muy tristes

9. Los crímenes de Oxford

extrañas compañías: películas, tebeos, libros y discos para acabar el año


Han sido días muy tranquilos, mucho dormir y revisar viejos discos y películas para tratar de agarrar (intertextualizar, plagiar directamente...) algún detalle para el futuro. He terminado por fin la última temporada de Dexter y ayer, tras una maratón épica y a pesar del trancazo que llevo, terminé la segunda y última temporada de Dollhouse. Tenía ese "noséquées" de todo lo que hace Joss Whedon y creo que mereció la pena (sobre todo el último capítulo). También algo de serie Z ó B o SCI-FI baratuno (pongo en el ARES: Terror, Horror o Ciencia Ficción y me bajo lo que sale): Experimento Filadelfia, La Tierra Perdida (como siempre mejor el tráiler que la peli, aunque Will Ferrell tiene momentazos), Alien Nation, Lost Boys 3 (o sea la tercera parte de Jóvenes Ocultos, directamente a DVD, con momentos en tiendas de tebeos de alta calidad), 30 días de oscuridad 2: Tinieblas (la segunda parte de 30 días de oscuridad, muy recomendable, además sigue al pie de la letra el desarrollo del tebeo, que me compré hace unos añitos, y estaba muy bien, también creo que directamente a DVD), El aviador nocturno (revisión del relato corto de Stephen King, demasiado metraje para tan poca chica, y encima el final del cuento es mucho mejor que el de la película, eso sí Miguel Ferrer está que se sale) y otro relato más de Stephen King: La Niebla (me encantó cuando se estrenó, nadie quiso ir a verla conmigo al cine así que tuve que usar las artes del P2P para conseguirla y buff...es potentísima. Además el final es notablemente mejor que en el libro. Y una curiosidad, la mayor parte del reparto es el que aparece en la primera temporada de The Walking Dead, supongo que el director o la producción serán las mismas (editado: efectivamente, el director se encargó de realizar el piloto de la serie de zombies), una de esas películas que te sabe malo haber visto porque disfrutarías reseteando tu cabeza una y otra vez -vale, demasiado Dollhouse en una noche-). La trilogía de Stephen King se cierra con Viaje a las tinieblas aka Riding the Bullet (montando la bala), pero no me gustó nada. Supongo que algo hay que hacer hasta que empiece otra vez Fringe. En el cine vi Balada triste de trompeta de Alex de la Iglesia, que tiene un comienzo arrollador (y unos títulos de crédito absolutamente brutales, que merecen un buen plagio y en ello estamos) y un desarrollo que decae notablemente hasta llegar al final, la última media hora, que parece un puto episodio de Rasca y Pica. Personajes excesivos, un guión estirado en demasía, fotografía de 10 y efectos especiales magníficos. Notable aunque sin matar, la verdad (yo soy más de Crimen Ferpecto, sí, soy así, qué le vamos a hacer)


De lecturas, no entendí casi nada de La cacería salvaje de Hellboy (he ido leyendo todos los tebeos pero en la Biblioteca de Aragón y encima desordenados, me pierdo en las referencias a las leyendas artúricas, aunque Mignola siempre es evocador a la manera de los tebeos de Hellblazer o Alan Moore), La vida nueva de Pedrito de Andía, de Sánchez Mazas (regalo de Pepe Melero), Requiem Andaluz de Alfonso Canales (en su primera edición de Visor, comprada de segunda mano en Granada, número 20 de la colección de poesía del año 1972) y Memorias inéditas de José Antonio Primo de Rivera de Carlos Rojas (comprada en el mercadillo de Navidad del Instituto, junto a la biografía de Azaña, también de Carlos Rojas)


El documental Eso fue todo sobre la historia de 091 (me habló de él una noche Miqui Puig, por su paralelismo con la historia de los Sencillos) me gustó mucho. Ha sido una temporada muy metido en la música de Granada, escuchando hasta la extenuación De sombras y sueños de José Ignacio Lapido (pero también El último concierto de los 091, las caras b de Los Planetas o el Omega de Morente&Lagartija Nick, además de las canciones no pardas del directo de Miguel Ríos). He vuelto a escuchar El Fuego Amigo del Sr.Chinarro, además de Halcyon Digest de Deerhunter, Infinite Arms de Band of Horses, Teen Dreams de Beach House, Pop negro de El Guincho, Wake up the nation de Paul Weller, Tierra Trágalos de Klaus and Kinski y Queen of Denmark de John Grant.


Y estuve en la exitosa presentación en Ateca de La Noche del Armadillo (vendiendo libros en la entrada, claro)

sábado, 1 de enero de 2011

El año del pánico (segunda parte)


Mirando el reloj, la arena se nos escapa entre los dedos, los pragmáticos dirán: nada cambia en realidad. Bueno, a mí me gusta comerme las uvas con mi familia y que el primer beso de año nuevo me lo dé mi madre, un sentimental, sin más. La semana pasada prometí ponerme la sonrisa y teclear algunas de las satisfacciones que nos ha traído el 2010. Seguro, que si escarbamos un poco y le damos ritmo de rumba nos queda una buena canción: los amigos que se casaron y siguen felices, los que han tenido un bebé que es el más guapo del mundo, la Militancia que adora los buenos tebeos y los discos que nos hacen bailar, visitar museos de arte contemporáneo sin entender nada pero con la mejor de las compañías, las estaciones de tren con calefacción incorporada, o el gol de Iniesta un día que el cielo, como en los tebeos de Asterix, parecía que fuera a caérsenos encima. Por fin he podido hacer público que el político Modesto Lobón es clavado a Leonard Cohen, me he reconciliado con los vinos aragoneses gracias a mi amigo Miguel Mena y su incansable afán por las raíces. Además me he sacado de la cabeza las repetitivas calles de Zaragoza para paladear otros lugares de la geografía aragonesa: Ejea de los Caballeros y sus revoltosos chavales de la ESO (y sus profesores, en la rueda infinita de la interinidad), Andorra y su puerta de los vientos, Ateca, el pueblo que lleva milenios oliendo a Huesitos o Teruel, donde los poetas sobreviven a pesar de marcar siempre las mínimas en el termómetro. No se me olvida la Huesca del Periferias y y sus noches de los jueves en buena compañía claro. Hay single nuevo de Copiloto y Ángel Guinda, un año más ducados entre los dientes, ha podido ver la penúltima ola rompiéndose en las playas del Ebro. Mañana, después de las campanadas, no olviden abrazarse a sus seres queridos y piensen: es el primer día del resto de mi vida. Yo brindaré por ustedes.
Columna aparecida en el Heraldo de Aragón de 30 de Diciembre de 2010