lunes, 19 de julio de 2010

El comienzo del verano

No parece muy coherente tratar de conseguir un puesto de funcionario en un país que se desmorona, sostenido por el frágil pilar del fútbol y la pluralidad de la Pajín, como tampoco resulta sencillo encontrar canciones del verano dignas para celebrar la llegada del estío. Me quedo con “Llegó el verano” de Jorge Arbués aka Pelvet y la tarareo mientras la capital del Ebro se cuaja de tropicalismo con la visita de Os Mutantes, que tocaron la víspera del aniversario de nuestro querido Sergio Algora, el que hubiera protagonizado la portada del Marca con un clásico y definitorio “Algorazo” el día después de la final. Seguro que tú también hubieras sido fanático del beso de Iker a la Carbonero, de Capdevila y su salto cualitativo en el desbarre —del cubata en el hombro de hace dos años al cubo en la cabeza y la pasión cinegética por Shakira—, de un aturdido y despeinado Manolo Escobar después de ser manteado por un puñado de entorilados ases del balompié. Me quedé en casa mientras recibía sms de militantes que vieron cómo le partían la nariz a Luis Enrique y que en el 82 preferían ver los dibujos de Naranjito al flaco Camacho corriendo la banda —decían que los rivales más que replegarse reculaban, con perdón, asustados de tanta furia. Los mismos chavales de los fanzines, las radios piratas y los partidos del CAI que se lamentaban por una nueva víctima de la maldición de los pivots norteamericanos de los ochenta, se fue Mel Turpin como se fue Eugene McDowell o Kevin Magee —otro de los que esculpe su propio recuerdo en nuestra memoria . Es un verano complicado pero tiene que ser el mejor de nuestras vidas, apretemos los dientes, no me oirán repetirlo, podemos cambiarlo todo. Menos que mis padres repitan como todos los años en Salou. Algunas cosas es mejor dejarlas como están. Ya tendremos tiempo para volver al Dúo Dinámico.

Columna aparecida en el Heraldo de Aragón de 15 Julio 2010

1 comentario:

  1. http://www.youtube.com/watch?v=oYPzJXlb2NU&feature=related

    Salu2 Córneos.

    ResponderEliminar